Imagen del baño adaptado del piso domótico

Una de las partes más importantes a la hora de adaptar una vivienda es sin duda el baño, ya que nos va a permitir llevar a cabo actividades diarias tan importantes para el paciente como la higiene personal, el baño y el uso de wc.

La adaptación debe ser funcional, es decir, deben realizarse aquellos cambios que se adecuen a las capacidades y necesidades de cada persona.  Sin olvidar el objetivo de `promover y facilitar la autonomía´.

A continuación os desarrollamos las recomendaciones generales a la hora de hacer del baño un lugar accesible y seguro.

  • Puerta de acceso: debe tener  la anchura suficiente (mín 80 cm) para permitir el paso de personas que utilizan silla de ruedas, andadores,… Deben ser abatibles (con apertura hacia el exterior) o correderas.  Respecto al picaporte: evitar los pomos.
  • Espacio interior: el aseo debe disponer de un espacio libre* en el que se pueda inscribir una circunferencia de 1,50 m de diámetro (mín de 120 cm). Esto permitirá a pacientes en silla de ruedas o con movilidad reducida moverse con mayor seguridad y comodidad. *libre de obstáculos y fuera del alcance de barrido de la puerta.
  • Lavabo: sin pedestal ni mobiliario inferior para permitir el acceso frontal a personas que utilicen silla de ruedas. Se recomienda sobre un bastidor que permite regularlo en altura (altura libre inferior mínima 70 cm). Grifería: monomando alargado, sensores o de presión.

  • Espejo: el borde inferior a una altura menor o igual a 90 cm para permitir que una persona sentada pueda verse en él. Si queda alto inclinar 10º respecto a la vertical.
  • Inodoro: a una altura desde los 43 hasta los 47 cm para facilitar la trasferencia (silla de ruedas – wc), la sedestación y el paso a bipedestación. Existen elevadores de wc para aquellos casos en los que sea conveniente.  Debe tener espacio libre* a ambos lados (o al menos en uno) para permitir el acceso lateral a personas en silla de ruedas. *mínimo 75 cm ancho x 120 cm de largo.
  • Barras de apoyo en el inodoro: a 70 – 75 cm de altura. Será abatible en el lado de aproximación (si hay espacio libre en ambos lados del inodoro ambas serán abatibles). Una de las barras de apoyo dispondrá de accesorio para el papel higiénico.
  • Ducha:  suelo antideslizante. Sin diferencia entre el nivel de la zona de ducha y el resto de baño. La rejilla o sumidero debe tener orificios menores a 2 cm, enrasada al pavimento. Se recomienda como mínimo 135 cm x 135 cm de dimensión (debe caber una silla de ducha). Grifería entre 95 – 140 cm,  debe alcanzarse desde una posición sentada.  Existen distintos tipos de sillas para la ducha, desde taburetes a sillas de ruedas autopropulsables.

  • Barras de apoyo en la ducha: generalmente una horizontal a 75 cm y otra vertical a partir de esa altura, en continuidad. De plástico mayor agarre que de aluminio. Nosotros recomendamos estudiar la colocación y el tipo de barras según dimensiones y distribución del espacio (distancias, accesos,..).
  • Bañera: el acceso puede ser lateral o frontal. Se recomienda el uso de asiento giratorio.  En caso de utilizar grúa, la bañera deberá contar con un espacio libre debajo que permita el acceso de las patas. El borde superior de la bañera debe ser inferior a 45 cm. El fondo será antideslizante (alfombrilla). Los grifos alcanzables para la persona que está sentada. (ver barras de apoyo en ducha).

  • Accesorios: toalleros, secamanos, jaboneras,… deben ser accesible a personas que empleen silla de ruedas. Alturas alrededor de 90 cm del suelo.
  • Interruptores y cisterna: se opta por mecanismos de presión de gran superficie. Evitar los de giro o palanca.
  • Seguridad: existen sistemas de alarma acústica y visual colocados cerca del inodoro y/ o de la ducha – bañera que permitirán avisar ante una caída o necesidad de ayuda.

Os recomendamos visitar el post “vivienda adaptada domotizada para personas con daño cerebral” para completar la información sobre mecanismo de control ambiental.

Desde el área Terapia Ocupacional del Servicio de Neurorehabilitación de Hospitales Nisa asesoramos sobre la eliminación de barreras y ayudas técnicas. Para cualquier consulta podéis poneros en contacto con nosotros.

Responder