Hace 26 años tuve un traumatismo craneoencefálico en un grave accidente de moto y empecé a perdonarme hace 3 meses al iniciar mi terapia en una clínica especializada en daño cerebral. Antes no existía este  recurso, viví sin comprender los errores que cometía y sin perdonarme las cosas que había hecho mal. Estos 26 años fueron como ir en una montaña rusa; sin frenos ni acelerador, sin memoria, con dificultades para expresarme, con reacciones inoportunas, sobresaltos y sin saber hacia donde iba; sin rumbo, sin metas.

Trabajaba como óptico hasta que tuve el accidente. Durante los 4 años siguientes  no podía trabajar. En ese periodo de tiempo, seguí diferentes tratamientos médicos y realicé rehabilitación física. Después,  me recomendaron que volviese a trabajar; hacía lo que me decían que debía hacer. Volví a la misma empresa, como óptico, y continué trabajando con muchisísimas dificultades. Cometía muchos errores como olvidarme de cosas que ya había hecho y volverlas a hacer (no reconocía a personas que ya había atendido, repetía los pedidos, etc),  tardaba mucho tiempo para hacer las cosas, me enfadaba frecuentemente, desconfiaba de la gente, etc. Tomé malas decisiones en mi vida personal y laboral. Tanto es así que me compré otra moto más grande y tuve de nuevo otro accidente. Esta vez sólo me lesioné el cuerpo y no la cabeza. Durante mucho tiempo tomé antidepresivos y así nunca “llegaba la sangre al río” (mentiría si dijera que  no lo creía oportuno). Así viví los 14 años siguientes; con muchas dificultades, trabajando y luchando con los demás y conmigo mismo.

El principal apoyo en todo este tiempo ha sido mi pareja. Al principio no fue nada fácil. Desde el accidente, cambió bastante mi manera de ser. Cuando le conocí mi carácter era muy fuerte, me irritaba con mucha facilidad y no me podía controlar. Con el tiempo esto ha ido cambiando. Ahora es un pilar indispensable en mi vida.

Otro aspecto indispensable en estos momentos es la Terapia que recibo en el Centro de Daño Cerebral al que asisto cada día. Cuando me preguntan por la calle qué hago en el centro de rehabilitación, nunca sé qué contestar: ¿ cómo explicarles?, no sé cómo expresarlo. Me han guiado y me han ayudado a tener diferente conciencia de mí mismo y de mis circunstancias. Ahora estoy aprendiendo a vivir de otra manera, a controlarme y a medir consecuencias que pueden tener mis actos, mejorando mis relaciones personales con los demás.

En estos momentos tengo otra visión de mí mismo y de mis circunstancias. Siento alivio al poder comprenderme y sobre todo, soy capaz de perdonarme.

 

9 Comentarios

  • veronica dice:

    Una lección de superación, nunca es tarde para cambiar de vida, reconocer lo que nos hace mal, lo que debemos cambiar y aceptar la ayuda q necesitamos
    Felicitaciones a ti por está nueva vida, a tu pareja y a la clínica !

  • Cristina dice:

    eres fantástico así como eres , aunque con la ayuda que nos brindan en la clínica , conseguiremos estar al 100/100, ya lo veras !!!!! Animo y sigue así , siendo como eres una persona especial, te quiero bóludo!!!!!!!

  • Alejandra Noemi Robles dice:

    Ud no me conoce ni yo lo conozco,pero sí conozco a sus padres,vivo en Chañar Ladeado,y conociendo a la madre maravillosa,fuerte,luchadora,amable,querible en todos sus aspectos,no podría ser de otro modo de que Ud resultará ser tan tenaz,luchador y amante de la vida como es su madre,felicitaciones por sus logros a seguir adelante y ha vivir feliz ,que de eso se trata!!!!

  • maria del carmen dice:

    yo sufrí un ictus y mi carácter es ahora gris y desconfío de los demás, creo q me pueden engañar, que me juzgan y me miran como un bicho raro. Tengo la misma suerte, mi pareja es mi vida, pero también pienso q soy una carga y no valgo la pena.

  • María Angélica Aramburu de Richardi dice:

    En 1962 llegó mi hijo Oscar al mundo… En 1988 Oscar volvió a nacer ( gravísimo accidente ) … En 2014 Oscar está logrando convivir dignamente con sus lesiones… Su testimonio ” AHORA ME PERDONO” es un fiel reflejo de sus vivencias y ha conmovido todo mi ser.

    Qué mas puedo decir?
    Sólo dar gracias a la vida por brindarle esta oportunidad maravillosa …
    MI EFUSIVO AGRADECIMIENTO A TODAS Y A CADA UNA DE LAS PERSONAS QUE EN ESE CENTRO ESTAN ASISTIENDO A OSCAR, COMO ASI TAMBIEN A QUIENES COMPARTEN CON EL LA TERAPIA.
    Mis mejores deseos para todos !!!

  • alberto emilio uberti dice:

    Tosca: estuve leyendo la nota y yo se por la fuerza que tenes que va a lograr eso y mucho más, nos conocemos desde preescolar y hemos vivido etapas de nuestra vidas allá en nuestro pueblo natal muy lindas. Fuerza, mucha fuerza y confía en esto y en la gente que tenes a tu alrededor, que es la que en momentos que te falta , te va a retroalimentar y te dará todo por vos. un abrazo a la distancia

  • Mabel Di Loreto dice:

    me encuentro a leer esta nota por casualidad, quizás no existo en tu mente, pero yo si te recuerdo, me gustan mucho las personas que luchan por su estima y me gusta sobre todo que puedas demostrarlo con ÉXITO!, me parece que SOS como los gatos, esos que dicen, tienen siete vidas, vos estas apenas empezando. Buon NAtale !, POGGIO TORRIANA-RIMINI.

  • Anabel Martinet Vidal dice:

    q t voy a decir q no sepas?????x desgracia nos hemos conocido en esta etapa d nuestra vida q es nuestra recuperacion,veras como es d gran ayuda nuestra….q t voy a decir yo???q eres unico,no se como eras antes pero seguramente una gran persona.Decirte q eres un gran compañero y haces mi terapia mas facil….m hubiera gustado conocerte en otra etapa d mi vida pero bueno…………nos han juntado en esta y para siempre………..gracias x hacerme reir tanto y hacer q los dias sean mas encantadores….concha tu madre….jijiji mil besos y sabes q t kiero mucho y siempre estare ahi.

  • Anabel Martinet Vidal dice:

    q t voy a decir q no sepas????eres una persona fantastica q m hubiera gustado muchisimo conocerte en otra situacion pero bueno…. eres fantasticooooo eres mi modelo d superación.y solo puedo dar gracias x haberte conocido xq eres una gran persona y amigo t kiero boludoooo

Responder