Alimentación desde el enfoque de la Integración sensorial

Imagen de una sesión de neurorehabilitación pediátrica para orientar la alimentación desde el enfoque de integración sensorial

Como ya vimos en el post de Integración sensorial, podemos definirla como el proceso neurológico que se encarga de organizar la información que percibimos de nuestro cuerpo y del entorno que nos rodea. Si existe una dificultad en el procesamiento sensorial, ocurre que no percibimos de manera adecuada las sensaciones que provienen del ambiente y desde nuestro propio cuerpo y por tanto se produce una respuesta que no es acorde al estímulo recibido, esto puede influir en nuestro nivel de alerta, atención y capacidad para organizar el comportamiento diario.

En esta entrada nos vamos a centrar en cómo pueden influir estas dificultades en el procesamiento sensorial en un actividad tan importante como es la alimentación. La alimentación la podemos definir como una actividad fundamental para nuestra supervivencia que además se encarga de funciones tan diferentes como la de socializar, establecer relaciones, organizar rutinas etc, para que ésta sea exitosa es necesaria la coordinación de múltiples componentes y habilidades tanto motoras, cognitivas como sensoriales.

Cuando existe una dificultad en el procesamiento sensorial, dependiendo de la modalidad a la que afecte principalmente, podemos encontrar los siguientes problemas relacionados con la alimentación:

A nivel Táctil

A través del sentido del tacto mantenemos contacto con el mundo que nos rodea, exploramos en nuestros primeros años de vida y percibimos diferentes estímulos como presión, contacto, temperatura y vibración. Este sentido se puede ver afecto de dos formas muy diferentes:

Hipersensibilidad táctil: se percibe de una manera alterada al alza la información sensorial que se recibe, lo podemos observar en las siguientes conductas:

  • Rechazo a probar nuevos alimentos o texturas
  • Comer solo el mismo tipo de comida y cocinada de la misma manera
  • Reacciones de miedo y desagrado al contacto en la zona oral
  • Rechazo del lavado de dientes y cara

Los patrones de evitación son únicos para cada individuo (Willbarger 1991). Todas estas reacciones van a provocar estados elevados de alerta y problemas conductuales.

Hiposensibilidad táctil: se pueden tener problemas para registrar los estímulos táctiles que llegan a la boca y necesitar mucha cantidad de estímulo sensorial para ser conscientes de éste. Lo podemos observar en las siguientes conductas:

  • Comer grandes trozos y llenar la boca totalmente de alimento
  • No percibir cuando se está sucio o cuando quedan restos de comida en los labios y boca
  • No darse cuenta cuando un alimento está muy caliente o muy salado

A nivel Propioceptivo

A través del sentido de la propiocepción, nosotros tenemos información sobre la posición de nuestros músculos y articulaciones, además nos ayuda a saber cómo movernos en el espacio, como relacionarlos con el ambiente y qué cantidad de presión ejercer al manipular diferentes objetos. Si hay una disfunción en el procesamiento sensorial propioceptivo podemos observar lo siguiente:

  • Pobres habilidades orales motoras (tendrán dificultades para graduar la apertura de la boca, para mover coordinadamente la lengua y así formar el bolo alimenticio)
  • Tragan el alimento apenas sin masticar
  • Llenan su boca con grandes cantidades de alimentos para poder masticarlo

En la actividad de la alimentación se pueden ver también alterados los demás sistemas sensoriales como, por ejemplo, el sistema vestibular y el olfativo. A nivel vestibular podemos observar problemas de sedestación correcta o continuo movimiento y a nivel olfativo demasiada percepción de ciertos olores que provoquen rechazo a ciertas comidas.

Si todo esto nos resulta familiar… ¿Qué podemos hacer?

Si su familiar muestra alguna conducta de las descritas anteriormente y éstas impactan de manera grave en la ejecución de las Actividades de la Vida Diaria, en la relación con la familia o con sus iguales, el primer paso que debemos realizar será acudir a un profesional (Terapeuta Ocupacional) especializado en Integración sensorial para que pueda realizar una evaluación y determinar si existe o no un déficit relacionado con el procesamiento sensorial y si es así, éste nos aconsejará sobre el tratamiento a realizar.

Si quieres más información sobre problemas relacionados con la alimentación, no dudes en contactar con cualquier a de nuestros centros de daño cerebral.

Referencias bibliográficas:

integrandosensaciones.blogspot.com

AYRES, A. J. (2003), La integración sensorial y el niño, Traducción: Teresa Carmona Lobo, Editorial Trillas, Méjico.

Curso “Abordaje de Integración Sensorial en el área de la alimentación: Comida y diversión”.

http://autismodiario.org/

BEAUDRY BELLEFEUILLE, I. (2008), Tengo duendes en las piernas – Dificultades escolares, hiperactividad, problemas de conducta, sueño y alimentación vistos por los niños y por la Teoría de la integración sensorial, Ediciones Nobel, Oviedo.

7 Comentarios

  • marian dice:

    Bueno estoy de acuerdo con la mayor parte de la informacion transmitida pero hay un aspecto que me parece fundamental y nadie lo ha mencionado: la figura del logopeda. No se puede tratar un tema tan delicado como la alimentacion y problemas relacionados con la deglucion y no decir que el especialista es el LOGOPEDA.

    • Marian muchísimas gracias por tu comentario. En este caso el post está escrito por una terapeuta ocupacional, quizá por eso notes la ausencia que nos comentar. Pero nuestra forma de trabajar es multidisciplinar, por lo que Terapia Ocupacional y Logopedia, al igual que el resto de áreas, trabajan siempre juntas. Un saludo de todos los que formamos NeuroRHB.

  • Lina María Bonilla dice:

    Es muy cierto no podemos diseccionar al usuario sino por el contrario intervenir de una manera integral y cabe la pena aclarar que el fonoaudiólogo juega un papel muy importante en los trastornos de la deglución desde la etapa preparatoria oral hasta la deglución como tal.
    Dejemos los terapeutas ocupacionales de creernos polifacéticos y limitemos bien nuestros campos de acción.
    “Los pacientes son los principales perjudicados”
    Gracias

  • Linda Salazar dice:

    El enfoque en este caso se da desde la INTEGRACIÓN SENSORIAL, área de competencia plena de la Terapia Ocupacional y bien ganada por parte de nuestra carrera por todo los frutos que esta dando para tantas patologías 😀
    Y que formamos parte del equipo multidisciplinario y que siempre terapeutas ocupacionales, logopedas, terapeutas físicos estamos orientados al mismo objetivo pero con el uso de distintos recursos/métodos con el único fin de lograr una evolución favorable y en conjunto para el paciente.

  • Ocupatea dice:

    enhorabuena por este magnífico artículo tan completo, y a la vez, tan simple de entender para cualquier persona. A la compañera Logopeda que dice que porque no se menciona la figura del Logopeda, la invito a escribir un artículo donde indique cómo la figura del Logopeda puede mejorar estos aspectos.

  • vyrTO dice:

    Muy interesante el artículo, en mi trabajo tengo varios de estos niños, que por otros trastornos padecen sobre todo hiposensibilidad táctil. Como dicen otros comentarios, la IS es un método de tratamiento del TO, lo que no quita que es indispensable para el usuario que se coordine con el trabajo del logopeda, con objetivos comunes.

  • cristian dice:

    Les doy las gracias a todos y todas por los buenos comentarios que hacen. Mi pequeña tiene 4 años y es austista y veo que sufre de hiposensibilidad táctil
    Y quisiera que algún fonoaudiologo me ayudara para Trabajar en su problema oral que hasta el momento no tiene

Responder