¿Cómo debe ser mi dieta tras un daño cerebral?

Dieta tras un daño cerebral

Paciente de daño cerebral preparando la comida con ayuda técnica

El daño cerebral repercute directamente (por la disfagia) o indirectamente (por la dependencia del paciente) en la alimentación de la persona que lo padece.

Tanto el deterioro de la deglución como la incapacidad de obtención y preparación de los alimentos así como de la imposibilidad de autoalimentarse provocan:

–        Déficits nutricionales por defecto (desnutrición energético-proteica)

–        Alteraciones nutricionales por exceso al disminuir el ejercicio físico (obesidad)

Objetivos nutricionales

–        Mantener un buen estado nutricional

–        Mantener una hidratación correcta

–        Evitar la broncoaspiración en caso de disfagia

–        Controlar los niveles séricos de lipoproteínas y colesterol

–        Adaptar progresivamente la dieta hasta conseguir normalizar las comidas

Características de la dieta

–        Consumir mayoritariamente glúcidos de absorción lenta ( arroz, pasta, legumbres, patatas) y restringir los de absorción rápida (azúcares)

–        Disminuir la ingesta de grasa saturada y colesterol (>300mg/día)

–        Aumentar el consumo de pescado y el empleo de aceites vegetales (ricos en ácidos grasos poliinsaturados) y de aceite de oliva (rico en ácidos grasos monoinsaturados) para aumentar el HDL- Colesterol ( “colesterol bueno”) y disminuir el colesterol total.

–        En cuanto a las proteínas se aconseja la ingesta mínima  de 1g/ kg/día y que el 50% sean de origen animal (carne, pescados, huevos) y el 50% de origen vegetal (legumbres y cereales)

–        En caso de hipertensión: reducir el consumo de sodio de la dieta (1500-2000mg/día), evitar ahumados, charcutería, sopas de sobre o caldos concentrados, frutos secos salados, café, conservas, pasteles y condimentos con sal.

–        Si se administran diuréticos la dieta debe ser rica en potasio (plátanos y verdura)

–        Asegurar el consumo adecuado de calcio (800mg/día)

–        Es recomendable ingerir diariamente fibra soluble (legumbres,salvado de avena) para controlar la glucemia postpandrial y por su efecto hipolipemiante, y fibra insoluble (salvado de trigo, celulosa) para mejorar el ritmo intestinal en caso de estreñimiento).

Menú semanal

Ejemplo de menú semanal para cumplir con todas las características de la dieta y alcanzar los objetivos nutricionales (menú elaborado para un paciente sin patologías asociadas al daño cerebral que presenta disfagia y lleva consistencia blanda disfagia y líquidos finos).

PATRÓN DE AFECTACIÓN / RECUPERACIÓN: DESCRIPCIÓN:
PARALELA:Igual grado de afectación para ambas lenguas.
DIFERENCIAL:Diferente grade de afectación entre las diversas lenguas.
SUCESIVA:Una lengua no se recupera hasta que la otra no esta restituida, al menos parcialmente.
SELECTIVA:Recuperación de una lengua más que la otra.
ANTAGONISTA:Una lengua mejora y la otra retrocede.
MIXTA:Existe mezcla entre las lenguas.
Si quieres más información sobre nutrición o dietas para pacientes con daño cerebral, no dudes en contactar con nosotros.

Sin Comentarios

Responder