¿Cuántas veces hemos tenido problemas en la adaptación de una férula prefabricada y hemos precisado diferentes retoques para conseguir el resultado deseado? En nuestra experiencia profesional nos ha ocurrido  infinidad de ocasiones, con frecuencia, en aquellas articulaciones que padecen mayores retracciones musculares y deformidades, como las manos en garra que acaban por producir úlceras en las palmas de las manos por presión de las uñas o codos macerados por la flexión mantenida.

Materiales y objetivos de la férula

Existen diferentes materiales que nos permiten desarrollar dispositivos personalizados y adaptados a las características de cada paciente como son los yesos en el tratamiento de los yesos seriados, los diferentes tipos de termo-plásticos o las vendas de resina.

La resina, un nuevo material del que disponemos desde hace unos años, se desarrolló como sustitutivo de las escayolas para realizar las inmovilizaciones. Se trata de una malla de fibra de vidrio impregnada en una resina de poliuretano. El contacto con el agua o la humedad provoca una reacción química que conduce al endurecimiento del producto. El resultado final es una escayola resistente y flexible.

Con este material vamos a poder moldear sobre el paciente la férula de manera que se adapte perfectamente a su estructura y características anatómicas.

Nos permite conseguir dos objetivos de tratamiento:

  • Inmovilizar: vamos a alinear correctamente la articulación en la posición que  queremos que descanse= Férula Postural
  • Ganar recorrido articular: cuando las contracturas musculares no están estructuradas vamos a intentar incrementar el rango de movimiento de la articulación a tratar. Se realizarán varias férulas consecutivas en el tiempo, con las que se irá ganando amplitud articular de forma progresiva. Se pueden utilizar en  combinación con el  tratamiento de toxina botulínica para maximizar los beneficios de  este fármaco = Férula Progresiva.

Beneficios e inconvenientes de elaborar tu propia férula

Los beneficios de realizar las férulas con el material de resina son:

  • Económicos
  • Nos permiten muchas posibilidades de adaptación

  • Permiten tratar varias articulaciones de forma simultáneo en el tiempo. Por ejemplo, alinear las articulaciones del codo, muñeca y dedos
  • Los puntos de presión se van a repartir de forma uniforme a través de toda la superficie a diferencia de las férulas convencionales. Éstas ejercen grandes presiones en las zonas de las cinchas en contacto directo con la piel del paciente.

 

  • Proporcionan información  propioceptiva de forma uniforme por el tipo de vendaje centrípeto ayudando a la regulación del tono.

Los inconvenientes son:

  • Tiempo medio de vida entre  6 meses y un año.
  • Los pacientes hemiparéticos no son capaces de colocárselas sin ayuda.

Por todas estas razones os animamos a probar su uso en vuestros pacientes. Para ello, os mostramos su modo de elaboración en un vídeo demostrativo que hemos desarrollado en el Servicio de Neurorehabilitación, que consideramos que os será de gran utilidad.

Para más información sobre esta temática u otra, relacionada con neurorehabilitación, no dudes en contactar con cualquiera de nuestros centros de daño cerebral.

Responder