Empoderar al paciente para que pueda fomentar su autonomía

¿Quieres saber de qué son capaces las personas realmente? Pues verás, el cerebro no se desarrolla únicamente durante los meses de gestación, sino que lo hace a lo largo de toda la vida. Posee la capacidad de modificarse a través de su potenciación. Es por ello, que ante un cambio tan grande en la vida como adquirir un daño cerebral, en el cual la persona puede pasar a depender totalmente de otra, existe la capacidad de adaptarse al cambio a través del aprendizaje.

Pues bien, en lugar de obligar a estas personas a sentarse pasivamente a ver la vida pasar o, lo que viene a ser, no esperar nada de ella… ¿Qué pasaría si creemos que el aprendizaje permite dar autonomía y resolver las cosas por sí mismos? Si permitimos que este surja, las personas alcanzarán cimas que creían inalcanzables.

Es ahí donde entra el empoderamiento, es decir, alimentar su poder. Éste consiste en fortalecer sus capacidades y permitir tomar decisiones, ser el protagonista de su vida en la medida de lo posible. No pensemos en decisiones de gran calibre, simplemente, en una decisión tan cotidiana como, por ejemplo, “escoger qué jersey ponerme”, “elegir cuándo ponérmelo”, “decidir quitármelo si tengo calor”, etc. Para ello, diferentes figuras, entre ellas el terapeuta ocupacional, enseñan a descubrir los potenciales y capacidades que tiene la persona en su estado más debilitado, con el fin de entrenar nuevas habilidades físicas y cognitivas para conseguir autonomía, como por ejemplo enseñar a vestirse con una mano en el caso de una persona con hemiplejia, enseñarle a cocinar la comida o  a ducharse de forma autónoma teniendo así intimidad.

“No sabes lo mal que me siento cuando me han de duchar o ayudar en el WC”,“no puedo salir de mi casa porque no puedo bajar las escaleras”, etc. Estos son algunos testimonios de personas con daño cerebral que solemos escuchar en el Servicio de NeuroRehabilitación y, a los que simplemente aconsejando sobre distintos productos de apoyo o el acondicionamiento del entorno, la persona podría realizar estas actividades de forma totalmente independiente.

A través del empoderamiento las personas son capaces de dar lo mejor de ellas, ya que desarrollan las capacidades que no estaban utilizando y para ello se ha de creer en sus posibilidades y poner los medios para que lo consigan.

“Sabemos lo que somos, pero todavía no sabemos lo que podemos llegar a ser” – William Shakespeare

Contacto: centros de daño cerebral
Twitter: @nisa_neurorhb
Facebook: Nisa.NeuroRHB
Google Plus: +NeuroRHB

Responder