Tras sufrir daño cerebral ¿qué debo hacer? ¿cómo es la rehabilitación?

 

Después de sufrir un daño cerebral adquirido (DCA), sea por un Ictus, un Traumatismo Craneoencefálico o cualquier otra etiología y, una vez el paciente se encuentra estabilizado clínicamente, empieza el largo camino hacia la recuperación parcial o total.

¿Qué hay que hacer para iniciar un proceso de Neurorrehabilitación? ¿Qué tenemos que saber?

¿Cuándo se debe iniciar?

Un aspecto fundamental y, cada vez más conocido, es que debemos comenzar lo más precozmente posible el proceso de rehabilitación. Es necesario que el paciente supere la fase crítica y esté estabilizado para poder comenzar a trabajar. Para ello tendremos que buscar información sobre los centros de neurorrehabilitación cercanos capaces de proporcionar la asistencia que nuestro familiar va a precisar.

¿Qué necesitará mi familiar?

El Daño Cerebral debe tratarse por un equipo multidisciplinar especializado en Medicina Física y Rehabilitación, Fisioterapia, Terapia Ocupacional, Logopedia,  Neuropsicología, Psicología y Trabajo Social. Para podernos hacer una idea de qué es lo que va a necesitar nuestro familiar es necesario conocer el proceso cerebral sufrido. Para ello, el equipo médico del hospital donde ha sido ingresado habrá elaborado un informe con los aspectos técnicos que lo describen, donde además es posible que ya se describan algunos de los déficit más importantes que se presentan. Hay que saber que algunos déficits, como los cognitivos y conductuales o los funcionales, sobretodo en la fase inicial, pueden pasar desapercibidos, al contrario de lo que pasa con los déficit físicos que son más fácilmente reconocibles por los familiares.

Es importante en ese punto, si es posible, concertar una cita con el equipo rehabilitador al que nos hayamos dirigido para que vea al paciente y nos dé información inicial sobre los principales déficits observados, las terapias que va a precisar, la cronicidad de las mismas, la forma de trabajo e instalaciones que presentan, solucione todas nuestras dudas iniciales y nos puedan proporcionar asesoramiento o incluso darnos algunas pautas iniciales sobre cómo tratar a nuestro familiar.

Si aún no hay posibilidad de acudir con el paciente siempre podemos solicitar toda la información precisa por teléfono o pedir una cita para que nos atiendan a nosotros y nos den esta información de primera mano y establecer una primera toma de contacto. 

¿En qué régimen puede hacerse la rehabilitación, en qué consiste y cuanto dura?

La fase de rehabilitación pude hacerse en régimen de ingreso, donde los pacientes permanecen ingresados para realizar la rehabilitación, lo que permite realizar una transición más suave al domicilio y generalmente con mejor manejo de las situaciones, permitiendo además una rehabilitación muy temprana; o de forma ambulatoria, donde la rehabilitación comienza una vez que el paciente ya está en su casa y acude periódicamente al centro para hacer las terapias que sean necesarias.

Una vez que el paciente inicia un programa de tratamiento es valorado por el equipo multidisciplinar que establecerá unos objetivos precisos desde cada una de las áreas afectadas y en las que será necesario trabajar. La rehabilitación debe tener continuidad, ajustándose y adaptándose a cada fase de la evolución. Los objetivos del tratamiento serán diferentes según la fase de la rehabilitación en la que nos encontremos y según las necesidades individuales de cada uno. En la mayoría de los casos es un proceso lento que debemos saber va a requerir una atención rehabilitadora durante un largo periodo de tiempo en la mayoría de las ocasiones. 

¿Qué otros aspectos son importantes?

Es importante tener paciencia y que no tomemos decisiones importantes por nuestra cuenta hasta que la situación evolucione. Incluso a veces será necesario esperar a estar asesorados por un equipo de profesionales y dejarse aconsejar por expertos, como en los casos en los que es necesario adaptar el domicilio, por ejemplo, a la hora de manejar la conducta de los pacientes.

Además, debemos conocer todas las complicaciones secundarias que han surgido tras el daño cerebral y que han de ser seguidas medicamente por especialistas (neurocirujanos, traumatólogos, endocrinos, internistas) para que llevemos un control preciso de estas citas.

Será necesario asesorarse legalmente en los casos en los que sea oportuno (accidente laboral o de tráfico por ejemplo) para proteger y garantizar nuestros derechos.

¿Cuál es mi papel como familiar?

Como cuidador o familiar hay que intentar buscar apoyos desde el principio ya que como comentamos este camino es complicado y requiere mucho esfuerzo y recursos. El objetivo final que debemos perseguir siempre como familiares es desarrollar el máximo nivel de autonomía física, cognitiva y emocional, favoreciendo en la medida de lo posible la independencia para las actividades de la vida diaria y, finalmente, intentar la reintegración familiar, social y laboral. Las familias son una parte esencial del proceso de recuperación. Una familia bien informada, bien organizada y trabajando en colaboración con su equipo de rehabilitación, podrá esperar obtener mejores resultados que si actúa por su cuenta.

Lo más importante en el proceso de rehabilitación es la acción conjunta de todos, tanto pacientes, como profesionales y familiares para conseguir la mejor calidad de vida posible.

 Contacto: centros de daño cerebral
Twitter: @nisa_neurorhb
Facebook: Nisa.NeuroRHB
Google Plus: +NeuroRHB

Responder