Beneficios de la hidroterapia para niños con autismo

¿Qué es la hidroterapia?

Es el uso del agua con fines terapéuticos, ya sea de forma  térmica (por  ejemplo, el agua caliente produce un efecto relajante), química  o mecánica (por ejemplo se puede aprovechar la resistencia del agua a nivel sensorial).

Se puede llevar a cabo en: piscinas, balnearios, spas, saunas, duchas, etc.

¿Qué es el autismo?

Es un trastorno del neurodesarrollo caracterizado por alteración de la interacción social y sensorial,  de la comunicación (tanto verbal como no verbal) y de las habilidades para la simbolización y flexibilidad. Otra de las características son las actividades estereotipadas.

Comienza en la niñez  y dura toda la vida. Se suele denominar “trastorno de espectro” porque cada persona con TEA pueden tener una gran variedad de síntomas distintos.

La causa del trastorno del espectro autista (TEA) se desconoce. Las investigaciones sugieren que tanto los genes como los factores ambientales juegan un rol importante.

Hidroterapia en el niño con autismo (ejemplo de una sesión)

Comenzamos la sesión dando unas vueltas alrededor del vaso, para que el niño se vaya adaptando al nuevo medio. Primero se trabaja en la verticalidad y posteriormente pasamos a la horizontalidad (tumbado boca arriba y boca abajo).

Después de este ejercicio de adaptación comenzamos la sesión. En algunos niños empleamos pesos para llevarla a cabo, ya que les aporta mayor seguridad a nivel propioceptivo (sentido que informa al organismo de la posición de las distintas articulaciones y la regulación del tono muscular). Podemos utilizar  tablas, churros, pull boys, pelotas o cualquier otro tipo de material que deseemos, según el trabajo que queramos realizar con el niño. Estos ejercicios van destinados principalmente  al trabajo de equilibrio y relajación. La sesión debe estar siempre estructurada, de manera que el niño pueda anticipar cuál será el siguiente ejercicio y así, evitar estados de estrés.

Para finalizar la sesión realizamos ejercicios basados en el juego. Es en este momento cuando empleamos los tapices flotantes y elementos de inmersión  ya que a los niños que padecen TEA les encanta bucear y sumergirse en el agua.

Estas sesiones suelen realizarse de forma individual o en grupos reducidos siempre que haya un adulto con cada niño (ya sea un profesional o un familiar).

Beneficios de la hidroterapia en el niño con TEA

  • Disminuye la ansiedad por separación y establece vínculos de relación e intercambio socio comunicativo (con terapeutas, padres e iguales).

  • Organización de la conducta: calma los estados de ansiedad y estrés proporcionando seguridad y tranquilidad. Pudiendo llegar incluso a mejorar los ciclos de sueño.

  • A nivel muscular: mejora el tono (relajación), equilibrio y coordinación.

Si quieres más información sobre este tema, no dudes en contactar con cualquiera de nuestros centros.

Bibliografía:

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001526.htm

https://medlineplus.gov/spanish/autismspectrumdisorder.html

http://www.fespau.es/autismo-tea.html

https://autismodiario.org 

Imagen: Pixabay.com Creative Commons

Responder