Ictus: análisis tecnológico para mejorar la marcha

Ictus: análisis tecnológico para la marcha

Después de un ictus, las dificultades para caminar suponen unos de los problemas de movilidad más frecuentes, condicionando en mayor o menor medida la autonomía personal. En líneas generales se considera que a las seis semanas de un ictus hasta un 40% de pacientes tienen una alteración de la marcha que impide los desplazamientos por dentro de casa. Aunque a lo largo de la evolución muchos pacientes recuperan suficiente movilidad como para caminar, la marcha resulta inestable, lenta, insegura, es dolorosa y/o requiere un esfuerzo excesivo. Esto supone un mayor nivel de dependencia y menor calidad de vida. 

Como sabemos, una adecuada recuperación va a depender, entre otras cosas, de la rehabilitación que el paciente realice, que debe ser lo más temprana, intensa y específica posible. Un elemento importante para preparar un buen programa de rehabilitación de la marcha es el análisis minucioso del proceso de caminar. En el Servicio de NeuroRehabilitación del Hospital NISA Valencia al Mar y NISA Sevilla Aljarafe contamos con la plataforma de análisis de equilibrio y marcha Ned SVE/AMH IBV. Además, colaboramos con el Instituto de Biomecánico de Valencia en la aplicación de un sistema de fotogrametría y plataformas dinamométricas (Kinescan/IBV y Dinascan/IBV) para el análisis cinemático y cinético de la marcha en pacientes con hemiparesia. Para recoger los datos se emplean 8 cámaras OptiTrack S250 E, 3 plataformas dinamométricas y 2 fotocélulas. El movimiento se recoge mediante la colocación de 36 marcadores en distintas partes del cuerpo. Estos marcadores se aplican según el modelo biomecánico de marcadores técnicos y virtuales que definen tronco, pelvis, cadera, rodilla y tobillo; estableciendo los ejes anatómicos según los estándares de la ISB (Sociedad Internacional de Biomecánica). En el video que se muestra los puntos de color corresponden a los marcadores, y vemos cómo se desplazan durante la marcha en uno de los pacientes. Las variables que se obtienen se analizan mediante la programación de modelos matemáticos de validez internacional. En definitiva, con este sistema se pueden recoger datos acerca de los movimientos articulares, de la presión y de la fuerza, que no se pueden detectar a simple vista.

La Dra. Colomer, Médico Rehabilitador y Directora Clínico del Servicio de NeuroRehabilitacion, presentó en el 50º Congreso Nacional de la SERMEF (descargar programa) los resultados analizados de los diversos estudios realizados hasta el momento. Como parte de la investigación desarrollada gracias al Programa de Investigación y Desarrollo Tecnológico 2011 del IMPIVA, se analiza el patrón de marcha con y sin determinadas ortesis en diez pacientes seleccionados. El sistema muestra de forma objetiva si una ayuda ortésica afecta positivamente al movimiento articular, a las fuerzas, o a la presión que distintos segmentos corporales ejercen al caminar. Indica qué fases de la marcha están más afectadas y el nivel de severidad, aportando información detallada sobre numerosos parámetros biomecánicos.

“Con los datos que el análisis tecnológico de la marcha proporciona, junto a las valoraciones clínicas y funcionales podemos ajustarnos de forma más precisa a las necesidades específicas de cada paciente y elegir las técnicas de tratamiento más adecuadas para lograr una marcha independiente y de buena calidad”.


Video proporcionado por el Instituto de Biomecánica de Valencia a partir del sistema Kinescan/IBV Dinascan/IBV.

Sin Comentarios

Responder