La Integración Sensorial es el proceso neurológico que se encarga de organizar la información que percibimos de nuestro cuerpo y del entorno que nos rodea. El Sistema Nervioso Central (SNC) se ocupa de procesar correctamente todos los estímulos sensoriales que recibimos, y de esta forma, puede encargarse de generar las respuestas adaptativas que se nos exigen. Nuestro comportamiento, nuestra relación con el medio ambiente y con los demás, nuestras habilidades de autorregulación, nuestra autoestima, nuestras habilidades para el aprendizaje académico, etc, están directamente relacionados con el funcionamiento de cada sistema sensorial y con la integración organizada a nivel del SNC de toda la información que recibimos desde el ambiente y desde nuestro propio organismo.

La Teoría de la Integración Sensorial fue creada inicialmente para abordar problemas de aprendizaje en niños por la Dra. Jean Ayres, Terapeuta Ocupacional estadounidense. Sus investigaciones comenzaron en los años 60, inicialmente enfocadas a problemas perceptivos cuyo origen se encontraba en lesiones cerebrales. Posteriormente comenzó a investigar cómo los procesos neurobiológicos alterados afectaban al aprendizaje y a la conducta. Su objetivo principal era poder describir, explicar y predecir las relaciones específicas entre el funcionamiento neurológico, el comportamiento sensorio-motor y el aprendizaje académico.

¿Cuándo se produce una disfunción sensorial?

Las dificultades en Integración Sensorial pueden ocurrir cuando alguno de nuestros sistemas sensoriales (tacto, vista, olfato, gusto, propiocepción y sistema vestibular) no registra o interpreta de manera correcta el estímulo que recibe del ambiente o de nuestro cuerpo, o cuando existe un mal funcionamiento neurológico, de manera que nuestro SNC no tiene las habilidades necesarias para integrar correctamente toda la información sensorial que está recibiendo. Lo que ocurre en ambos casos es que la respuesta que emite el individuo no será acorde a los estímulos que está recibiendo. Por ejemplo, hay personas que son hipersensibles a nivel táctil, y cualquier estímulo por suave que sea, será percibido como una agresión; del mismo modo si la persona fuera hipersensible a nivel vestibular, ante cualquier movimiento de su cuerpo, su sensación será la de sufrir una gran inestabilidad.

¿Quién puede presentar problemas de Integración Sensorial?

Podemos encontrar niños con lesiones cerebrales, Autismo, Asperger, Trastorno generalizado del desarrollo (TGD), Hiperactividad, problemas en el aprendizaje o síndromes genéticos que tengan disfunciones en su integración sensorial. Además existe otro abanico de niños sin ninguna patología diagnosticada que también pueden padecerla.

¿Cuándo sospechar si existe una disfunción a nivel sensorial?

  • Comportamientos de evitación hacia ciertas texturas, alimentos, sonidos, estímulos visuales. Niños que sólo comen 2 ó 3 alimentos y siempre los mismos, que no soportan ciertos tipos de ropa ni abrazos ni caricias. Niños que lloran o huyen cuando hay mucho ruido o en ambientes muy cargados.
  • Búsqueda de diferentes estímulos. Niños muy nerviosos que no paran de moverse, de hacer ruidos con su boca, de tocar cosas…
  • Niños con pobres destrezas en actividades deportivas o en actividades de motricidad fina como utilizar tijeras, escribir, vestirse…
  • Niños que presentan conductas muy rígidas no queriendo explorar ambientes nuevos.
  • Problemas de comportamiento en el colegio.
  • Dificultades en el aprendizaje.

¿Quién es el profesional responsable de evaluar y tratar este tipo de dificultades?

La persona que debe encargarse de llevar a cabo una valoración sensorial y de establecer un plan de tratamiento para los niños que presentan problemas de Integración Sensorial debe ser un Terapeuta Ocupacional con formación especializada en este campo. En el Servicio de Neurorehabilitación Pediátrica del Hospital Nisa Virgen del Consuelo y Sevilla Aljarafe  contamos con un equipo de profesionales especializados que ofrece un servicio integral de atención al niño y a su entorno. Su labor está dirigida a toda la población infantil con alteraciones de su desarrollo en cualquiera de sus ámbitos o con riesgo a padecerlas.

¿En qué consiste el tratamiento?

Durante las sesiones de tratamiento el objetivo es crear un ambiente de juego en el que a través de la motivación interna del niño, incluir actividades que proporcionen estímulos sensoriales (táctiles, vestibulares, propioceptivos…) según las necesidades específicas de cada caso, para así conseguir respuestas adaptadas a la estimulación que se esté dando. Las actividades serán diseñadas incrementando gradualmente las demandas del niño para conseguir unas respuestas cada vez más maduras y organizadas. El tratamiento se puede hacer de forma combinada con sesiones en sala de Integración sensorial y recomendaciones para el colegio y la casa.

Si necesitas más información sobre neurorehabilitación infantil, no dudes en ponerse en contacto con nosotros.

Sin Comentarios

  • Gabriela Moreno Argibay dice:

    Buenos días, Yo soy fonoaudióloga y psicomotricista de Uruguay desde hace más de treita años. Me he especializado en neurodesarrollo y enriquecido mi formación con aportes del psicoanálisis, la psicopedagogía o las estrategias del conductismo para aquellos niños que no simbolizan bien.
    He tratado de estar en formación permanente con cabeza abierta para ayudar a cada niño pensándolo caso por caso. Actualmente estoy leyendo acerca de la integración sensorial que está sonando mucho en el Río de la Plata en relación al tema del autismo. Descubro con beneplácito que la hemos estado realizando implícita en la metodología del profesor fancés Bérnard Aucouturier proporcionando y acompañando al niño en un espacio en el que a partir de vivencias y actividadesdes de placer sensoriomotriz, se busca la organización del psiquismo y el acceso a la simbolización , entre otras cosas. El objetivo pienso que es el mismo, lograr que el niño integre sus sensaciones intero, propio y exteroceptivas con el movimiento de modo de construir su pensamiento y por ende modificar su conducta.
    El dispositivo de trabajo es una sala muy similar a la que veo que ustedes proponen, pero incluye además otros espacios vinculados a otros procesos y momentos madurativos.
    Evidentemente lMás allá de las diferencias históricas y culturales que a lo largo de la historia nos llevaron a distintos modos de mirada e intervención sobre las cuestiones que surgen a partir de lo corporal, hoy las neurociencias contribuyen con la humanidad y nos encontramos con ideas o practicas similares, tal vez habiendo partido de filosofías diversas, frente a dificultades comunes que nos impone la naturaleza.
    Gracias por la comunicación, sigamos trabajando en equipos!.
    Les agradezco me aclaren si no he comprendido bien algo. Saludos cordiales, GAbriela.

    • Buenos Días Grabiela,

      Encantada de leer su mensaje y de recibir aportaciones de profesionales con tanta experiencia. Tenemos la misma opinión que usted, es decir, que desde las diferentes perspectivas de tratamiento se busca la consecución de objetivos comunes para nuestros pacientes, aunque se difiera en las estrategias que utilizamos, lo importante es ser capaces de adaptarnos a las necesidades individuales de cada niño. Si necesita alguna aclaración más específica sobre alguna pauta del tratamiento, estaremos encantados de intercambiar conocimiento e información. Muchas gracias por su aportación.

      Un saludo

Responder