Imagen de un perrito caliente

Entre los múltiples daños  a la salud que causa la comida basura, como obesidad y depresión, ahora se le puede añadir daño cerebral. Investigadores australianos de la Universidad de Nueva Gales del  Sur, han demostrado que una dieta con alto contenido de azúcar y grasa, a corto plazo, puede perjudicar la capacidad cognitiva del cerebro.

Tan sólo una semana después de alimentar a  ratas con comida basura, los científicos encontraron que los animales presentaban deterioro en la memoria. Curiosamente, lo mismo sucedía con ratas cuya dieta era sana pero bebían agua azucarada (como si se tratara de refrescos). Los resultados han sido publicados en la revista Brain, Behavior and Immunity.

Además, un análisis posterior mostró que los animales tenían inflamadas ciertas regiones cerebrales asociadas a  la memoria espacial, como el hipocampo. Se llegó a la conclusión de que la comida basura provoca inflamación en el cuerpo lo que conllevaba cambios en el cerebro, los cuales sucedieron aún antes de que las ratas aumentaran de peso.

La velocidad a la cual se deteriora el cerebro a raíz de una mala dieta es sorprendente. Actualmente los investigadores se esfuerzan por encontrar  la manera de frenar la inflamación cerebral. Si bien una buena nutrición es importante a cualquier edad, las personas mayores que consumen comida basura podrían estar a mayor riesgo de experimentar un declive mental.

Por lo tanto está en nuestras manos el  mejorar cualitativamente nuestra calidad de vida a través de una alimentación sana, variada, suficiente en calorías,  equilibrada en cuanto a principios inmediatos para evitar o reducir la incidencia de daño cerebral.

Si quieres profundizar en temas de nutrición y daño cerebral, así como en dietas o menús para pacientes, no dudes en contactar con nosotros.

Fuente de la imagen: Flicker Toshihiro Gamo

Responder