Paciente con daño cerebral realizando sus primeros contactos con el caballo en su sesión de hipoterapia

La hipoterapia se define como una terapia basada en el movimiento tridimensional del caballo al paso, el cual produce en la pelvis del paciente un movimiento similar al que hacemos durante la marcha, para obtener objetivos terapéuticos.

Esta terapia no trabaja solo el tema motor (marcha, equilibrio, coordinación..), sino que va más allá y ofrece también otros beneficios en las áreas psicológicas y cognitivas.(1)

Su uso es bastante reciente en España aunque ya se viene usando desde los años 50 en otros países de Europa y EEUU.

Está indicada para la mayoría de patologías de carácter tanto neurológico, traumatológico o conductual tales como PCI, ICTUS, traumatismos cráneo encefálicos, espina bífida, autismo, síndrome de Down, lesiones medulares, síndromes depresivos… La principal contraindicación sería si el paciente tuviera dolor durante la sesión.

Las sesiones de hipoterapia suelen dividirse en tres partes repartiendo el tiempo entre ellas según sea conveniente para cada paciente.

1) SALUDO AL CABALLO

Empezamos la sesión con un acercamiento del paciente al caballo para saludarle. Esto lo hacemos desde la silla de ruedas si el paciente lo necesita o de pie solo o asistido por un terapeuta y desde aquí aprovechamos para acariciar al caballo y limpiarlo con los cepillos, haciendo que el paciente de forma involuntaria estire sus brazos, abra y cierre las manos para coger el cepillo, se estire, mire hacia arriba, interactúe con el animal y el medio.. el color del caballo tan vivo, el tacto de la piel y el calor que desprende el propio animal incita a que los pacientes quieran acariciarlo…

2) LA MONTA AL CABALLO

Tenemos diferentes formas de montar en el caballo, la más habitual es en una silla de montar propia para hipoterapia y con un fisioterapeuta detrás del paciente para asistirle en los movimientos, giros y control del equilibrio.

También podemos montar sin silla, solo con una manta para poder notar el calor del caballo y su respiración en una posición tumbado boca abajo mirando hacia delante, hacia atrás… Esta posición suele ir muy bien para pacientes con mucho tono muscular, para relajarse y también para niños autistas, aunque se puede usar indistintamente para otras patologías.

Una vez encima del caballo podemos trabajar mediante el juego y canciones todo lo relacionado con el equilibrio, el esquema corporal, la coordinación, autoestima…

Debemos tener en cuenta que estando encima del caballo nos sentimos “más grandes” y personas que van siempre en silla de ruedas es su momento de ser más alto que los demás y poder “controlar” al caballo les da también una mayor autoestima y seguridad en ellos mismos. Por eso podemos decir que además, el contacto con el caballo, aporta facetas terapéuticas a niveles cognitivos, comunicativos y de personalidad.

3) DESPEDIDA DEL CABALLO

Aunque es la última fase no deja de ser importante en la terapia, pues en ésta nos despedimos del caballo dándole un abrazo desde arriba o cantándole una canción, intentando que siempre sea la misma para saber en qué momento nos encontramos.

Luego desde abajo del caballo ayudamos a limpiarlo de nuevo, le damos una zanahoria si tenemos y lo llevamos a beber agua. Todo esto lo hace el propio paciente ayudado como hemos dicho al principio de un terapeuta o yendo en la silla si es necesario.

También se puede duchar al caballo siendo un trabajo muy bonito para los pacientes y donde mediante el juego seguimos trabajando todas las facetas a nivel motor, cognitivo y emocional.

Como resumen podemos decir que la hipoterapia es una terapia especial ya que en ella combinamos el que su realización sea al aire libre, y todos los beneficios que la naturaleza nos aporta, con la inclusión del caballo como herramienta terapeútica y la empatía que los pacientes tienen hacia este tipo de animales tan nobles. Con ella obtenemos grandes beneficios como comentábamos anteriormente no solo a nivel motor sinó también cognitivos, logopédicos, emocionales, psicológicos…

Si quieres conocer sobre éste u otros tratamientos de daño cerebral, no dudes en contactar con cualquiera de nuestros centros.

 

Bibliografía:

(1) La hipoterapia y su influencia en el aprendizaje de los niños y niñas en edad escolar con discapacidad intelectual de la fundación “San Jorge” de la ciudad de Portoviejo durante el periodo 2012 – 2013.

Imagen:

Realizada en la Asociación de Profesionales de Terapias con Caballos http://www.aptcc.es/

Responder