Sesión de logopedia de paciente con afasia en el Servicio de NeuroRehabilitación de Hospitales Nisa

“La conversacion cotidiana, espontánea o natural, es sin duda el lugar donde se manifiesta completamente la tan reivindicada naturaleza social del lenguaje”. (Gallardo Paúls, Beatriz: “Conversación y conversación cotidiana: Sobre una confusión de niveles”. 1994)

Empezamos este post aclarando algunos conceptos porque vamos a hablar sobre la influencia del contexto en las situaciones comunicativas y cómo es éste de importante para una persona con afasia.

La Real Academia Española de la lengua define lenguaje como el “conjunto de sonidos articulados con los que el hombre manifiesta aquello que piensa o siente”. Para contexto encontramos la siguiente: “entorno lingüístico del que depende el sentido de una palabra, frase o fragmento determinado”.

En la publicaciónCuando la palabra falla”, os contábamos que la afasia es la pérdida, deterioro o disminución de la capacidad comunicativa previamente adquirida como consecuencia de algún tipo de daño cerebral. Como sabemos, se caracteriza por la aparición de dificultades en el lenguaje expresivo, la comprensión, la denominación y la lecto-escritura. La afasia es una alteración que limita tanto la actuación verbal del sujeto como su dimensión social y psicológica.

Según Ferguson “para minimizar el impacto de estas consecuencias, ambos tipos de hablantes (paciente con afasia e interlocutor sano) deben desarrollar una serie de estrategias compensatorias cuya fortuna depende en gran medida de la habilidad comunicativa individual, especialmente la del hablante sin déficit que, obviamente, pasa a cargar con la mayor parte de la gestión dialógica”.

Comunicarnos es un acto cotidiano que acompaña prácticamente la totalidad de las situaciones de la vida diaria: desayunar, ir al trabajo, al supermercado, mantener una conversación telefónica…

Sabemos que el paciente con afasia precisa adquirir la capacidad de realizar peticiones sobre necesidades básicas y es nuestro trabajo proporcionarle estrategias que le lleven a conseguirlo. Tampoco debemos perder de vista aquellas necesidades que pueden no parecer tan básicas pero son ínfinitamente más humanas. Nos referimos a sentimientos y emociones.

    Es tan importante que la persona afectada pueda pedir agua si tiene sed

    o comunicar dolor cuando lo sienta, que sea capaz de decirle a su mujer que la

   comida de hoy le ha salido muy rica y que le agradece la atención que le

   dedica, o contarle a su hijo que hoy se siente feliz y que le apetece ir al cine con él, como

    hacían antes.

Tal y como apunta Gallardo-Paúls (“Fronteras disciplinarias: pragmática y patología del lenguaje”. 2002): “el paciente afectado de alguna discapacidad lingüística no necesita dominar la gramática correctamente, sino ser capaz de comunicar actos intencionales”. La lingüística actual insiste en que la gramática de una lengua no es significativa sin la inclusión del componente pragmático: la forma más adecuada de comprender un discurso es poniéndolo en su adecuado contexto.

En el post Perspectiva ecológica en la rehabilitación de la competencia comunicativa, de enero de este mismo año, os mostramos cómo habíamos acondicionado una sala dentro del hospital, que simulaba una casa real donde, además de entrenar la competencia puramente lingüística, mejoramos la competencia comunicativa.

La rehabilitación logopédica actual no debería centrarse en tareas estrictamente verbales dentro de un aula de trabajo, sino en la creacion de contextos que enfrenten al paciente a situaciones comunicativas en entornos reales (supermercado, cafetería, domicilio). “El contexto favorece aprendizajes adecuados. Trabajar con el contexto que envuelve a la persona permite incrementar su funcionalidad” (5). Este enfoque de rehabilitación del lenguaje permite mejorar el acceso comunicativo, incrementar los niveles de participación y la calidad de vida de incluso aquellos pacientes que no alcanzarán la comunicación independiente (Núñez Jordán, A. Belén: “Afasia y familia: Validez Ecológica de Intervención”. 2008.). El contexto es uno de los elementos más importantes de la comunicación humana por la gran cantidad de información que ofrece  y por cómo condiciona el mensaje a transmitir. La finalidad primordial de este enfoque es recobrar el rol dentro de su círculo familiar y social. Darle, de nuevo, la posibilidad de conversar, intercambiar opiniones y expresar sus necesidades independientemente del método que utilicen para hacerlo (12). Para conocer un poco más sobre estos métodos os recomendamos revisar el post: Sistemas aumentativos y alternativos de comunicación“.

El acto de comunicarse es único y diferente según quién envía el mensaje (emisor), el momento, el lugar (contexto), la persona a la que va dirigido (receptor), el modo (canal) en que se envía y mediante qué sistema se hace llegar (código). En cuanto al uso que los hablantes hacemos del lenguaje, cada individo aborda situaciones idénticas de forma diversa. En general, cualquiera de nosotros, debemos aprender a manejar esta idiosincrática característica del ser humano y, en nuestra convivencia con personas que presentan una alteración psicolingüítica, simplemente aprender a poner todos nuestros sentidos a su servicio y nuestra capacidad pragmática hará el resto.

Entre otras, por todas las razones aquí nombradas, la terapia logopédica es tan importante con el paciente con afasia como con el círculo más cercano a éste. Los logopedas debemos ayudar a las familias a propiciar un buen ambiente contextual en el que el paciente se sienta cómodo. Es nuestra responsabilidad intentar que tenga al alcance todas las herramientas que pueda necesitar utilizar para contar aquello que quiera. La familia y los amigos, con nuestra ayuda, deben intentar comprender que durante el transcurso de una conversación se encuentran al mismo nivel el hablante y el oyente, el que dirige o ha iniciado la conversación y el que espera su turno para intervenir. La finalidad en cualquier caso es transmitir algo y/o comprenderlo y, para eso, no hacen falta únicamente palabras correctamente ordenadas, si no ser eficaz a nivel pragmático.

Contacto: centros de daño cerebral
Twitter: @nisa_neurorhb
Facebook: Nisa.NeuroRHB
Google Plus: +NeuroRHB

BIBLIOGRAFIA:

  1. Definición de lenguaje de la RAE: http://www.rae.es/
  2. Gallardo Paúls, Beatriz: “Fronteras disciplinarias: pragmática y patología del lenguaje”. Universitat de València
  3. Peña-Casanova, Jordi: “Neurología de la conducta y neuropsicología”. Ed. Médica Panamericana
  4. Gallardo Paúls, Beatriz: “Pragmática para logopedas”. Servicio Publicaciones UCA
  5. Jaime Paniagua Monreal http://logocerebral.wordpress.com/
  6. Núñez Jordán, A. Belén: “Afasia y familia: Validez Ecológica de Intervención”.  Jornadas Monográficas de Lingüística Clínica. Universidad de Valencia
  7. Serra Alegre, Enric: “La incidencia del contexto en los discursos”. Departament de Teoria dels Llenguatges i Ciències de la Comunicació. Universitat de Valencia
  8. Gallardo Paúls, Beatriz: “Conversación y conversación cotidiana: Sobre una confusión de niveles”. Universitat de Valencia
  9. Rodríguez-Riaño J, Lizarazo-Camacho A. “Participación e inclusión social en adultos con afasia: análisis bibliométrico”. Rev Cienc Salud
  10. Moreno Campos, Verónica. “Pragmática en afasia”. Universitat de València. Servei de Publicacions
  11. Gallardo Paúls, Beatriz, Moreno Campos, Verónica: “Estrategias colaborativas de compensación del déficit lingüístico: La importancia del interlocutor-clave en el índice de participación conversacional”. Universitat de Valencia
  12. https://centrolescer.org/las-nuevas-tecnologias-y-la-comunicacion-funcional-en-pacientes-con-afasia/
  13. Mazauxa, J.M, Delaira, M.F. “Rehabilitación cognitiva y del lenguaje en adultos”. Ed: Elsevier
  14. http://recursos.cnice.mec.es/lengua/profesores/eso1/t1/teoria_1.htm

Responder