Manifestaciones neuropsicológicas de la enfermedad vascular de pequeño vaso

 

Una de las formas más frecuentes de deterioro cognitivo de origen vascular es el secundario a la enfermedad cerebral vascular por lesiones de pequeño vaso. En estos casos a diferencia de los ictus producidos por el daño de las arterias de gran tamaño se dañan las ramas perforantes de las arterias intracraneales, que son arterias de pequeño calibre. Estas pequeñas arterias irrigan partes muy importantes de nuestro cerebro también como son la sustancia blanca y los núcleos grises profundos. La falta de aporte sanguíneo a estas estructuras se conoce como hipoperfusión y lleva a una isquemia difusa de la sustancia blanca y a pequeños infartos lacunares, determinando el deterioro cognitivo consecuente.

Clínicamente y a pesar de la frecuencia con la que se manifiesta, la Enfermedad Cerebral Vascular de Pequeño Vaso es difícil de diagnosticar. La localización de las lesiones que aparecen pueden ser tanto corticales como subcorticales, si bien esta última presentación es la más habitual y domina el cuadro clínico.

Manifestaciones Neuropsicológicas

Las manifestaciones neuropsicológicas se caracterizan por:

  1. una marcada afectación de las funciones ejecutivas, con alteraciones en la atención y concentración, heminegligencia, lentitud, pérdida de espontaneidad e iniciativa, falta de motivación y cambios importantes de carácter y personalidad.
  2. Puede existir déficit de memoria inmediata, reciente y remota, sobretodo en evocación, por lo que generalmente el rendimiento del paciente suele verse beneficiado cuando se le proporcionan claves o ayudas semánticas, con preservación del reconocimiento.
  3. A nivel ejecutivo son características las alteraciones en el razonamiento y la resolución de problemas.
  4. A nivel del lenguaje y la comunicación son características las dificultades en el habla como la disartria, alteraciones en la prosodia e hipofonía.
  5. Visuoespacialmente aparecen alteraciones en la discriminación, organización, percepción de ángulos y rotación de figuras.
  6. Además aparecen frecuentemente alteraciones de tipo neuropsiquiátrico como apatía, labilidad emocional y síndromes psicóticos.

Tabla de manifestaciones neuropsicológicas en enfermedad vascular de pequeño vaso

Estos déficit cognitivos y conductuales pueden afectar al correcto desempeño de las Actividades de la Vida Diaria (AVDs), por lo que es muy importante realizar una evaluación multidisciplinar que determine los déficit presentes en todas las áreas y en los casos que sea indicado realizar tratamiento especializado en NeuroRehabilitación para minimizar las consecuencias derivadas de las lesiones cerebrales.

Si necesitas más información sobre el tema no dudes en contactar con cualquiera de nuestros centros de daño cerebral.

 

Imágenes de portada del post son de RM que muestran lesiones típicas cerebrales en enfermedad cerebral vascular de pequeño vaso:
a)     Leucoaraiosis
b)    microsangrados 

3 Comentarios

Responder