Punción seca y su aplicación en Daño Cerebral

La punción seca es una técnica empleada en fisioterapia para el tratamiento de los puntos gatillos miofasciales (PGM).

Un punto gatillo es un foco hiperirritable dentro de una banda tensa de un músculo esquelético que genera dolor a la compresión, distensión, sobrecarga o contracción del tejido que generalmente responde con dolor referido. Está localizado en la parte contráctil del mismo, denominada placa motora o unión neuromuscular.

Cuando hay un punto gatillo activo, los componentes que participan en la contracción muscular (actina y miosina), se bloquean, quedan contraídos de modo permanente. Este bloqueo se produce por alguna lesión o tensión muscular, impidiendo al músculo realizar su función adecuadamente y produciendo dolor, como hemos referido anteriormente. Podemos decir que hay un funcionamiento anormal de la placa motora.

En esta técnica se emplea una aguja similar a la utilizada en acupuntura, la cual se introduce en la piel hasta llegar a la profundidad necesaria donde se encuentra el punto gatillo. Se llama punción seca porque no se introduce ninguna sustancia.

Se basa en el efecto mecánico de la aguja y los derivados de la misma. Es la rotura mecánica realizada por la aguja de las placas motoras disfuncionales. Tras la lesión causada por la aguja, se crea un proceso de reparación, restableciéndose la función interna del músculo y recuperando así su función.

Todavía no hay muchos estudios que expliquen cómo actúa sobre la espasticidad, ya que es una técnica relativamente nueva en este campo, pero se observa una disminución del tono tras su aplicación.

El problema es que para que dichos resultados se mantengan en el tiempo es necesario que no haya factores de activación que vuelvan a provocar la disfunción, algo que sí ocurre en el daño cerebral.

No obstante, al no tener efectos secundarios, la podemos aplicar y dosificar con la frecuencia que consideremos oportuna.

Para más información, no dudes en contactar con cualquiera de nuestros centros de daño cerebral.

Responder