Las funciones ejecutivas son las responsables del control último de la cognición, la conducta y la actividad emocional

Como ya sabemos, cada región cerebral es importante para la realización de nuestras actividades cotidianas, pero ¿quien manda en nuestro cerebro?

Las funciones ejecutivas son las funciones más complejas y evolucionadas del ser humano. Constituyen la máxima expresión del desarrollo cerebral, siendo las responsables del control último de la cognición, la conducta y la actividad emocional.

Utilizando un símil, podríamos decir que son el cerebro del cerebro o en palabras del neurocientífico Goldberg (2004), el director de la orquesta que dirige y supervisa al resto del cerebro.

Las funciones ejecutivas se encuentran ubicadas en el cortex prefrontal. Esta parte del cerebro es la qué más nos diferencia del resto de seres vivos y mejor refleja nuestra especificidad.

Cuando se produce una lesión cerebral podemos encontrarnos con un déficit ejecutivo, que se traduce en alteraciones para resolver situaciones complejas o novedosas. Ya que, encontraremos dificultades para transformar nuestros pensamientos en decisiones, planes y acciones.

¿Cuáles son los procesos implicados en las funciones ejecutivas?

– Planificación y secuenciación:

Es la capacidad que tenemos para identificar y organizar una secuencia de eventos con el fin de lograr lo que nos habíamos propuesto.

– Flexibilidad cognitiva:

Es la habilidad que tenemos para hacer transiciones y tolerar cambios. La flexibilidad para resolver problemas y pasar el foco atencional de un tema a otro cuando lo requerimos.

– Memoria de trabajo:

Es un sistema que mantiene y manipula la información de manera temporal, por lo que interviene en importantes procesos, como la lectura, el razonamiento, etc.

– Velocidad de procesamiento:

Capacidad que establece la relación entre ejecución cognitiva y el tiempo que tardamos en realizarla.

– Inhibición:

Es la habilidad para resistir a los impulsos y detener una conducta en el momento apropiado.

– Ejecución dual:

Es la capacidad que tenemos de trabajar con varios procesos mentales a la vez.

– Toma de decisiones:

La capacidad de tomar decisiones se manifiesta entre los 6 y los 12 años de edad y va mejorando hacia la adolescencia (13-15 años). Pero es entre los 21 años cuando termina de madurar.

– Cognición social:

Es la capacidad con la que podemos imaginarnos lo que piensa o siente otra persona.

Las funciones ejecutivas son este conjunto de habilidades, cuyo trabajo común es generar y regular la ejecución efectiva y el reajuste de conductas dirigidas a objetivos.

Finalmente es importante destacar que son muy numerosas las patologías neurológicas y los trastornos mentales en los que se puede encontrar alteraciones en alguno o en todos estos componentes del funcionamiento ejecutivo.

Contacto: centros de daño cerebral
Twitter: @nisa_neurorhb
Facebook: Nisa.NeuroRHB
Google Plus: +NeuroRHB

Bibliografia

Damasio AR. Descartes’ error. Emotion, reason and the human brain. New Y ork: Putnam’ s Sons; 1994

Goldberg E. La paradoja de la sabiduría. Barcelona: Crítica Drakontos; 2006

Koechlin E, Hyafil A. Anterior prefrontal function and the limits of hu- man decision-making. Science 2007; 318: 594-8

Tirapu-Ustarróz, J, Luna-Lario, P. Neuropsicología de las funciones ejecutivas. 2013

Tirapu-Ustárroz J, Muñoz-Céspedes JM. Memoria y funciones ejecutivas. Rev Neurol 2005; 41: 475-84

Responder