Reinserción social: reinventándose después del daño cerebral

Importancia de las opciones para pacientes y familiares tras llegar a sus casa después de sufrir daño cerebral

En la mayoría de los casos el daño cerebral provoca un cambio en algunas o todas las esferas (personal, familiar, laboral y/o académico) de la persona que lo ha padecido. Una vez finalizada la rehabilitación, son muchos los interrogantes que surgen a la persona afectada y a sus familiares en cuanto a la reorganización de la vida, del nuevo día a día.

Habrá que plantearse muchos aspectos importantes como la organización del hogar, nuevas prioridades, cambio de roles familiares, la reinserción laboral o académica o la organización del tiempo con actividades ocupacionales.

En aquellos casos en que la inserción en dichas actividades es la opción más acorde a su situación, es importante emprender la búsqueda de recursos en nuestra comunidad que más se adapten a nuestros intereses. En la actualidad hay variedad de posibilidades, desde entidades que ofrecen talleres de manualidades, fotografía, pintura, teatro, baile, terapia asistida con animales, realidad virtual, deporte adaptado y otras muchas actividades hasta asociaciones de afectados por daño cerebral.

Estas son un recurso de apoyo específico, donde encontrar gran variedad de ellas para las personas afectadas en todas las edades, así como un importante soporte emocional para las familias, con actividades concretas de información y formación sobre el daño cerebral, atención psicológica individual, grupos de ayuda mutua, etc.

Por otro lado, los espacios de tiempo libre, también pueden ser reinventados, accediendo a actividades más adaptadas según la situación particular, tales como turismo accesible, campamentos de verano, clubs de ocio de fin de semana, etc.

El participar en alguna actividad, además de ofrecer una rutina diaria a la persona, ofrece un espacio donde desarrollarse nuevamente y establecer nuevas relaciones sociales, así como tiempo de respiro para los familiares cuidadores.

Por tanto, no debemos únicamente conformarnos con las ayudas sociales que solicitemos, ya que estas son escasas y su respuesta suele llegar tarde, debemos animarnos a conocer otras posibilidades que se encuentran en nuestro entorno y no dudar en acercarnos e informarnos.

Para cualquier duda que pueda surgir, ponte en contacto con el/la trabajador/a Social de cualquiera de nuestros centros de daño cerebral.

Responder