Remedios Naturales contra el Ictus (II)

Como continuación al anterior post publicado por el área de Nutrición del Servicio de Neurorehabilitación de Hospitales Nisa, aquí ofrecemos más remedios naturales para prevenir la aparición de accidentes cerebrovasculares. ¡Esperamos que os guste!

CUÍDESE DEL PELIGRO DE LA SAL

Aunque a usted no le produzca un aumento de la presión arterial, podría de todas maneras dañarle los tejidos cerebrales al fomentar la producción de pequeños derrames cerebrales, dice Louis Tobian, quien llegó a esta conclusión a través de sus experimentos con ratas alimentadas con una dieta baja en sal y otra alta en sal. La dieta alta en sal produjo accidentes cerebrovasculares mortales sin elevar la presión sanguínea de los animales. Al cabo de 15 semanas, el 100 % de las ratas alimentadas con la dieta alta en sal habían muerto en comparación con sólo el 12 % de las alimentadas con la dieta baja en sal. En el tejido cerebral de las ratas alimentadas con la dieta alta en sal se observaron lesiones cerebrales y muerte del tejido cerebral a causa de una serie de pequeños accidentes cerebrovasculares mortales.
Louis Tobian aconseja reducir el consumo de sal para evitar los accidentes cerebrovasculares aunque la persona no reaccione a la sal con un aumento de la presión arterial. Esto es de particular importancia en las personas de más de 65 años y en el caso de los afroamericanos, dos grupos especialmente vulnerables al daño producido por la sal, según el autor

EL ALCOHOL: BUENAS Y MALAS NOTICIAS

Las pruebas más recientes indican que el alcohol en poca cantidad podría ser una salvación contra los accidentes cerebrovasculares, pero en exceso, por el contrario, podría causarlos. Investigadores británicos informaron que la vulnerabilidad a los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos o a los producidos por coágulos (isquémicos) era entre un 60 o un 70 % menor entre los bebedores de una o dos copas al día en comparación con los abstemios.

En cambio los bebedores asiduos (tres o cuatro copas al día ) tenían una propensión tres veces mayor a los accidentes cerebrovasculares en comparación con las personas que no bebían. ¡Peor aún!: se demostró que los bebedores asiduos eran seis veces más propensos a los accidentes cerebrovasculares, de acuerdo con un estudio de la universidad de Helsinki. Los neurólogos finlandeses nos recuerdan que el alcohol es veneno para el cerebro y, en dosis grandes, promueve las embolias, los coágulos y la isquemia a causa de los cambios sanguíneos y la contracción vascular.

CONCLUSIÓN: una o dos copas al día podría beneficiarlo, si usted bebe. Sin embargo, no debe comenzar a beber sólo para evitar un accidente cerebrovascular. Las personas que beben mucho deben seguir este consejo y reducir el consumo de alcohol.

Imágenes propiedad de  www.mediaccess.com  y  www.abc.es

Responder