¿Te acuerdas de cuando eras pequeño? ¿Sabes quién descubrió América?… Memoria episódica y memoria semántica

Memoria episódica. Daño Cerebral

 

A lo largo de varios post, como “Amnesia postraumática”, “¿Problemas de memoria? Estrategias para un buen aprendizaje” y “Estrategias compensatorias para los déficits cognitivos”, hemos hablado de la memoria, y del uso de algunas estrategias de aprendizaje y de ayudas externas para compensar los déficits.

¿Pero cómo clasificamos los recuerdos? Podemos hacerlo diferenciando dos tipos de memoria: memoria episódica y memoria semántica.

Dentro de lo que denominamos la memoria a largo plazo, que hace referencia a los conocimientos y habilidades que hemos ido consolidando a lo largo de la vida, y dentro de esta, en la memoria declarativa, que hace referencia a aquellas cosas que aprendemos de manera consciente y que podemos “declarar” a través del lenguaje, podemos diferenciar entre memoria episódica y memoria semántica.

Memoria Episódica

La memoria episódica hace referencia a todos aquellos acontecimientos de carácter personal y autobiográfico que hemos ido almacenando a lo largo de nuestra vida y que están asociados a un momento espacial y temporal, como por ejemplo el primer día de colegio, el cumpleaños de los 18 años, el primer día de universidad, la finalización de nuestros estudios, nuestra boda, el nacimiento de nuestros hijos…

Memoria Semántica

La memoria semántica hace referencia a todos aquellos conocimientos de carácter general sobre el mundo y sobre nosotros mismos que vamos aprendiendo a lo largo de nuestra vida y que son independientes del contexto espacial y temporal, por ejemplo, conocer las capitales de Europa, los presidentes de los Estados Unidos, quién escribió el Quijote, la fecha de la Guerra Civil Española, quién pintó Las Meninas o quién inventó la imprenta.

¿Cómo podemos a ayudar a nuestro familiar con problemas de memoria episódica y semántica?

Desde casa, en entornos familiares y de manera lúdica, siempre guiados por las recomendaciones de los terapeutas se pueden llevar a cabo múltiples tareas, de las que además podemos disfrutar y sacar bonitos recuerdos en familia.

Estimular la memoria episódica

Desde el Servicio, solemos recomendar el uso de Libros de Memoria para la estimulación de la memoria episódica. Para desarrollar un buen libro de memoria se debe llevar a cabo un repaso de todos los acontecimientos personales importantes y apoyar el recuerdo de los mismos en datos, fotos y videos familiares.

[table “17” not found /]

Vosotros, sus familiares más cercanos, le conocéis muy bien y habéis compartido muchos eventos con él/ella. Pero es importante llevar a cabo estas tareas de manera correcta y con las recomendaciones de los terapeutas, siguiendo el principio del Aprendizaje sin Error.

¿Qué es el aprendizaje sin error?

No sabemos cuáles de sus recuerdos están preservados y cuales se han alterado. Por eso, debemos darles la información correctamente en lugar de preguntársela, si les preguntamos corremos el riesgo de que cuenten algo distorsionado o mezclado y esto puede hacer que nuestro familiar cree falsos recuerdos o fabulaciones.

[table “18” not found /]

Estimular la memoria semántica

Podemos estimular la memoria semántica a través de diferentes juegos en familia. Seguro que conocéis juegos en los que se pide el recuerdo de diferentes categorías semánticas, o incluso palabras pertenecientes a diferentes categorías semánticas que empiecen por una determinada letra. Recordar animales salvajes, frutas tropicales, ciudades españolas o un animal y una fruta que empiecen por una letra determinada son ejemplos de ello.

También podemos utilizar juegos en los que se realicen preguntas sobre conocimientos generales. Para ello podemos utilizar los campos más conocidos por nuestro familiar, para así fomentar su motivación, temas como la historia, la naturaleza, la literatura, las ciencias, las artes o el cine pueden aumentar su motivación y participación si eran temas muy conocidos para él/ella.

Debemos tener en cuenta el nivel de dificultad de los juegos elegidos, si son muy difíciles podemos desmotivar o incluso frustrar a nuestro familiar. Debemos pensar que debido a sus problemas de memoria puede que juegos del nivel que manejaba antes de sufrir el Daño Cerebral sean complejos actualmente para él/ella. Para conocer el nivel más adecuado es recomendable consultar a los terapeutas.

Para más información sobre cómo estimular a tu familiar mediante el juego, no dudes en contactar con cualquier de nuestros centros.

Responder