Siguiendo los posts anteriores ¿Cómo rehabilitar la musculatura orofacial? y ¿Qué es la Terapia Miofuncional?, os vamos a mostrar una serie de estrategias a la hora de intervenir en pacientes con problemas de deglución, disfagia.
Como adelantamos en posts anteriores, esta intervención se puede dar de dos formas: de manera activa, en la que el paciente participa voluntariamente en el proceso, y de manera pasiva.

El objetivo principal de toda la intervención será conseguir, en el paciente, una alimentación oral segura y eficaz, manteniendo el nivel óptimo de hidratación y nutrición.

Las estrategias de tratamiento las podemos clasificar en dos grupos: técnicas de compensación, para eliminar o disminuir los síntomas que presenta el paciente, sin cambiar la fisiología de la deglución, no requieren la colaboración activa del paciente; y las técnicas de rehabilitación propiamente dichas, requieren la participación del paciente ya que van a cambiar la fisiología de la deglución.

TÉCNICAS DE COMPENSACIÓN

1.- Modificación del volumen y consistencia

El cambio en la viscosidad y la consistencia del bolo alimenticio en pacientes que presentan disfagia causan una importante mejoría en los signos de seguridad. La modificación de la textura de los líquidos y sólidos es importante para asegurar una correcta hidratación y nutrición en los pacientes sin presentar aspiraciones.

En cuanto a los líquidos, para conseguir la viscosidad adecuada se pueden utilizar espesantes. Existen diferentes tipos de texturas, de menor a mayor dificultad: pudding, miel, néctar y líquido fino.

En referencia a los sólidos, existen diferentes tipos de dietas que facilitan la nutrición del paciente: triturada, semiblanda disfagia y blanda disfagia.

2.- Técnicas de incremento sensorial: táctil, térmica, olfativa y gustativa.

Realizar estimulaciones sensoriales que potencien el reflejo de la deglución.

3.- Técnicas posturales: cambiar la postura del paciente a la hora de tragar para facilitar el paso del bolo y evitar el riesgo de aspiraciones

  • Flexión anterior de la cabeza (mentón-esternón)
  • Rotar la cabeza al lado lesionado
  • Mentón-esternón con rotación al lado lesionado
  • Inclinar la cabeza al lado más fuerte
  • Flexión de la cabeza hacia atrás

TÉCNICAS DE REHABILITACIÓN

1.- Estimulación de la musculatura facial: el objetivo principal es mejorar el tono muscular

  • Estimulación táctil mediante masajes. En un primer momento se realiza una frotación del cuello y cara del paciente para conseguir un primer contacto. A continuación, según el tono muscular que presente, se realizaran una serie de ejercicios u otros. Si el paciente presenta hipertonía, se utilizará la maniobra de fricción y amasanamiento. Por el contrario, si muestra hipotonía se le puede pellizcar, percutir o utilizar un aparato vibrador u objeto con pequeños pinchos. También se puede estimular la musculatura con la utilización de pinceles que provoquen un cosquilleo.
  • Estimulación térmica. Aplicamos frío sobre zonas hipotónicas para subir el tono, seguido de estimulación táctil, para no provocar en el paciente una relajación muscular. Se pueden utilizar bolas congeladas de diferentes texturas.
  • Estimulación de los reflejos orales normales

2.- Estimulación de las estructuras orofaciales

Mediante las praxias de las cuales hablamos en post ¿Cómo rehabilitar la musculatura orofacial? y con ejercicios contra resistencia, por ejemplo, empujar un depresor con la lengua, utilizar un tiralabios, sacar la lengua y tirar de ella, etc.

3.- Maniobras deglutorias

  • Deglución supraglótica
  • Deglución super-supraglótica
  • Resistencia frontal
  • Deglución forzada
  • Maniobra de Mendelssohn
  • Maniobra de Masako

Si quieres más información sobre este tratamiento, no dudes en contactar con nuestros centros de daño cerebral.

 

Referencia
Del Burgo González, G. (2004). Rehabilitación de problemas de deglución en pacientes con daño cerebral sobrevenido. Madrid: EOS Psicología.
Imagen: Fotalia

Responder