Vendaje neuromuscular en pacientes con daño cerebral

Este post tiene como principal objetivo explicar a las personas que no conocen, de una manera general, los principales beneficios y las distintas aplicaciones del Vendaje neuromuscular. Debido a su gran aceptación en el mundo de la fisioterapia, se puede observar que su uso está aumentando a diario y se trata de un tipo de vendaje que está en pleno proceso de evolución, por lo que es normal que no todo el mundo se haya familiarizado con él.

Vendaje muscular en paciente con daño cerebral

Este tipo de vendaje fue desarrollado por el doctor Kenzo Kase en Japón, en la década de los 70, no obstante, fue a partir de los 90 cuando empezó a extenderse por Europa y EEUU principalmente en el ámbito deportivo. A partir de ahí, se ha ido desarrollando en otros ámbitos de aplicación, como son la pediatría, el drenaje linfático y por supuesto en la Neurorehabilitación.

Se trata de un esparadrapo elástico, característico por sus múltiples colores (negro, azul, rosa, beige, rojo, etc.), que está especialmente diseñado para que sus propiedades se parezcan a las de la piel. Estas tiras se aplican directamente sobre dicha piel y existen múltiples técnicas de colocación (técnica muscular, postural, fascial, mecánica, etc.) pero básicamente se distinguen en la forma y en la tensión que le aplicamos a la hora de colocarlas en función de los objetivos que persigamos.

Los principales beneficios que se atribuyen a este tipo de vendaje y que intentamos aprovechar en el servicio de Daño Cerebral son:

Reducción del dolor y de la inflamación: activa los sistemas de supresión del dolor disminuyendo la estimulación de los nociceptores (receptores del dolor) gracias al diseño ondulado de su adhesivo.

Corrección postural: las tiras actúan de manera continua sobre los receptores propioceptivos (receptores encargados de informar al organismo de la posición de nuestros músculos) intentando corregir desequilibrios en el tono muscular.

Facilitación del trabajo muscular: favoreciendo una relajación en la tensión de la musculatura hipertónica y aumentando la amplitud del movimiento, permite facilitar la contracción de una musculatura debilitada.

Aceleración en el proceso de “auto-recuperación” del cuerpo: formando pliegues en la piel y aumentando el espacio intersticial para mejorar el flujo sanguíneo y linfático. Facilita el drenaje de las sustancias de desecho del cuerpo.

Resulta interesante comprobar mediante el vendaje neuromuscular la cantidad de información propioceptiva que puede recibir un paciente con daño cerebral llegando a mejorar el esquema corporal, la postura, el equilibrio e incluso la calidad de la marcha. Aunque, también hay que tener en cuenta que pacientes con afecciones del sistema nervioso pueden presentar trastornos de la sensibilidad profunda o superficial y por lo tanto presentar reacciones en la piel que no sean las esperadas.

Vendaje muscular en paciente con daño cerebral

El Vendaje Neuromuscular es especialmente práctico ya que las propiedades de sus tiras mantienen el efecto las 24h del día, si están bien colocadas, y se puede dejar puesto durante unos 4 o 5 días.

En principio no existen diferencias físicas ni químicas entre las tiras de distintos colores, aunque se puede asociar el color siguiendo las teorías de la cromoterapia. Podemos aplicar tiras negras (el color negro absorbe más la luz) para aumentar ligeramente la temperatura de la zona donde se aplica el vendaje o tiras azules (el color azul refleja más la luz) para disminuir la temperatura de la zona en cuestión.

Si quieres profundizar sobre esta técnica, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Responder