Estado de Mínima Conciencia

El Estado de Mínima Conciencia (EMC) es un paso más en la recuperación de la conciencia. Decimos que una persona se encuentra en “estado de Mínima consciencia” cuando sus respuestas tanto sensoriales como emocionales comienzan a ser apropiadas a los diferentes estímulos externos o ambientales, mostrando una mínima pero claramente discernible evidencia de consciencia de uno mismo o del entorno Puede ser permanente o evolucionar a un deterioro cognitivo.

Deben mostrar al menos uno de los siguientes comportamientos

  • Responde a órdenes sencillas
  • Respuestas verbales o no verbales (gestuales) si/no
  • Verbalización inteligible
  • Localización de estímulos dolorosos.
  • Conductas dirigidas a un fin incluyendo movimientos o respuestas afectivascongruentes a estímulos relevantes, entre las que se incluyen; risa o llanto apropiado ante estímulos relevantes visuales o verbales.
  • Respuestas a preguntas de contenido lingüistico mediante gestos o vocalización.
  • Alcance de objetos en la dirección y localización apropiada.
  • Tocar o sostener objetos de manera adecuada de acuerdo a su forma y tamaño.
  • Fijación visual sostenida o seguimiento ante estímulos móviles.
  • Movimientos estereotipados (ej: parpadeo, sonrisa, etc.) que ocurren de forma consistente al estímulo aplicado y no pueden atribuirse

En el Servicio de Neurorehabilitación de Hospitales Nisa somos especialistas en la valoración y tratamiento de los pacientes con estados alterados de conciencia (Coma, Estado Vegetativo o Síndrome de Vigilia sin Respuesta y Estado de Mínima Conciencia) y contamos con una línea de investigación abierta cuyo objetivo es conocer mejor los cambios neurales que ocurren desde el estado de coma a la recuperación de la conciencia.

Por ello, hemos desarrollado un programa específico de intervención terapéutica para los pacientes con bajo nivel de conciencia que incluye una valoración clínica y neurológica, así como el tratamiento farmacológico, es- timulación multisensorial y basal, fisioterapia y medidas posturales, y estimulación de la musculatura orofacial, entre otras.

Nuestro modelo asistencial para este tipo de pacientes ha sido recientemente consensuado con la Federación de Asociaciones de Daño Cerebral (FEDACE). Esta colaboración se ha materializado en la primera guía publicada en nuestro país sobre el Síndrome de Vigilia sin Respuesta y Estado de Mínima Conciencia. En este documento se concretiza el conocimiento actualizado sobre el diagnóstico, valoración y tratamiento de los pacientes con bajo nivel de conciencia y se expone de forma práctica la experiencia de los distintos profesionales que forman nuestro servicio en el abordaje terapéutico de este tipo de pacientes (http://fedace.org/sindrome-de-vigilia-sin-respuesta-y-de-minima-con- ciencia-cuaderno-fedace-13/)