Estado Vegetativo

El Estado Vegetativo (EV) hace referencia a un estado de vigilia (despierto), en ausencia de respuesta hacia uno mismo o el entorno, en el que solo se observan respuestas motoras reflejas, sin interacción voluntaria hacia el medio que nos rodea. En el Estado Vegetativo las funciones autonómicas como la respiración, el ritmo cardiaco o la regulación de la temperatura están conservadas. Puede ser diagnosticado pronto después de un daño cerebral y puede ser parcial o totalmente reversible, o progresar a un estado de estado vegetativo permanente o a la muerte del paciente.

Entre los principales criterios clínicos que lo caracterizan están

  • El paciente no muestra signo alguno de conciencia de sí mismo o de su entorno.
  • El paciente tiene preservado el ritmo vigilia-sueño, es decir, alterna períodos en los que está “despierto” con períodos de “sueño”.
    El paciente tiene los ojos abiertos espontáneamente o los abre al estimularle.
  • Existe falta de evidencia de respuesta continuada, reproducible, intencionada o voluntaria ante estímulos visual, auditivo, táctil o nociceptivo (dolor).
  • El paciente no responde a ninguna orden, no vocaliza ni emite palabras reconocibles.
  • El paciente no demuestra movimiento intencionado (puede mostrar movimientos reflejos como retirada flexora al dolor o sonrisa involuntaria).
  • El paciente puede presentar de forma ocasional, llanto, sonrisa o puede fruncir el ceño pero estas respuestas no se relacionan de forma consistente con la presentación de un estímulo.
  • Comienza a aparecer respuestas automáticas ante determinados estímulos como por ejemplo
  • Ante estímulos dolorosos presentan respuestas como retirada, mímica o gestos de desagrado como fruncir el ceño
  • Antes estímulos auditivos (un ruido fuerte, la voz…) comienza una breve orientación hacia ellos
  • Breve fijación ante estímulos visuales.
  • La función cardiorrespiratoria y el control de la tensión arterial suelen estar preservados. El paciente presenta una doble incontinencia (vesical e intestinal).

Con los pacientes en “Estado Vegetativo”, desde el punto de vista cognitivo, el objetivo es lograr una “adecuada interacción con el entorno” mediante respuestas voluntarias y consistentes ante los estímulos del mismo. Para lograrlo debemos practicar una técnica de acercamiento global mediante la estimulación con la que se pretende darle confianza y ayudarle a volver a dar sentido al mundo que le rodea y para ello contamos con dos técnicas, la Estimulación Basal y la Estimulación Multisensorial.

En el Servicio de Neurorehabilitación de Hospitales Nisa somos especialistas en la valoración y tratamiento de los pacientes con estados alterados de conciencia(Coma, Estado Vegetativo o Síndrome de Vigilia sin Respuesta y Estado de Mínima Conciencia) y contamos con una línea de investigación abierta cuyo objetivo es conocer mejor los cambios neurales que ocurren desde el estado de coma a la recuperación de la conciencia.

Por ello, hemos desarrollado un programa específico de intervención terapéutica para los pacientes con bajo nivel de conciencia que incluye una valoración clínica y neurológica, así como el tratamiento farmacológico, es- timulación multisensorial y basal, fisioterapia y medidas posturales, y estimulación de la musculatura orofacial, entre otras.

Nuestro modelo asistencial para este tipo de pacientes ha sido recientemente consensuado con la Federación de Asociaciones de Daño Cerebral (FEDACE). Esta colaboración se ha materializado en la primera guía publicada en nuestro país sobre el Síndrome de Vigilia sin Respuesta y Estado de Mínima Conciencia. En este documento se concretiza el conocimiento actualizado sobre el diagnóstico, valoración y tratamiento de los pacientes con bajo nivel de conciencia y se expone de forma práctica la experiencia de los distintos profesionales que forman nuestro servicio en el abordaje terapéutico de este tipo de pacientes (http://fedace.org/sindrome-de-vigilia-sin-respuesta-y-de-minima-con- ciencia-cuaderno-fedace-13/)