Ictus

Denominamos “Ictus” a una interrupción brusca del aporte de sangre a una región del cerebro, lo que provoca una alteración en el funcionamiento normal del mismo.

Debido a esta interrupción, la sangre no llega al cerebro en la cantidad necesaria y por tanto tampoco lo hacen los nutrientes y el oxígeno que nuestro cerebro precisa para funcionar correctamente. En definitiva, un problema que empezó siendo de vascularización acaba repercutiendo en el tejido cerebral, el cual deja de funcionar correctamente originando una serie de síntomas que suelen variar en función del área cerebral afectada.

EFECTOS DEL ICTUS

Como regla general pueden valer los síntomas que referimos a continuación en función de la localización del ictus.

Hemisferio izquierdo

  • Debilidad en el lado derecho del cuerpo
  • Pérdida de sensibilidad en el lado derecho del cuerpo
  • Pérdida de visión en el campo visual derecho
  • Afectación en la expresión o en la comprensión del lenguaje
    • Dificultad para habla
    • Mutismo
    • Sustitución de palabras o sílabas
    • Fallos en la denominación de objetos
    • Problemas para leer y/o escribir

Hemisferio derecho

  • Debilidad en el lado izquierdo del cuerpo
  • Pérdida de sensibilidad en el lado izquierdo del cuerpo
  • Pérdida de visión en el campo visual izquierdo
  • Falta de reconocimiento de lado izquierdo del cuerpo o del entorno
  • Problemas de atención, distracciones frecuentes, pérdida de concentración
  • Escasa conciencia de los problemas actuales o futuros hasta el punto de no reconocer la propia enfermedad
  • Problemas de conducta con predominio de la impulsividad y los cambios bruscos de carácter

Tronco del encéfalo y cerebelo

  • Pérdida de conciencia
  • Dificultad para tragar
  • Dificultades para articular el lenguaje
  • Visión doble
  • Inestabilidad al caminar
  • Pérdida de coordinación

Síntomas de alarma

Sin embargo, más que por su carácter localizador, estos síntomas muchas veces sirven como “señal de alarma”. A modo de resumen, lo mejor ante cualquiera de los signos de alarma que mostramos a continuación es acudir a un especialista para que valore la gravedad o la repercusión de los mismos.

TIPOS DE ICTUS

Los ictus isquémicos son los más frecuentes, representando aproximadamente el 85% de todos los ictus. Los ictus isquémicos se producen por un descenso del aporte de sangre al cerebro. Existen distintos tipos de ictus isquémicos:

AIT

Cuando los síntomas que provoca el ictus son transitorios y se resuelven en menos de 24h se denominan AIT o accidente isquémico transitorio. Los AITs pueden presentarse clínicamente como cualquiera de los signos de alarma expuestos anteriormente. Reconocer los signos de alarma y la posibilidad de haber sufrido un AIT es crucial pues uno de cada tres pacientes que ha sufrido un AIT sufrirá un ictus establecido al año siguiente si no se toman las medidas adecuadas.

Ictus aterotrombótico o trombosis

Este tipo de ictus reciben este nombre por la placa de “ateroma” o “arterioesclerosis” que crece en la pared de alguno de los vasos que irrigan el cerebro hasta formar un coágulo o “trombo” que acaba bloqueando el paso de sangre a una parte del cerebro. Este tipo de ictus es más frecuente en las personas que han tenido enfermedades cardiacas relacionadas con la arterioesclerosis como la “angina de pecho” y el infarto de miocardio. La arterioesclerosis que causa estos dos problemas esta relacionada con una serie de “factores de riesgo de vascular“ que conviene conocer y prevenir.

Ictus embólico o embolia

En estos ictus, la obstrucción del vaso que irriga el cerebro se debe a un coágulo de sangre formado en el corazón o en otra parte del cuerpo. Este coágulo, tras desprenderse total o parcialmente del lugar donde se formó, viaja hacia el cerebro a través del torrente sanguíneo. A este coágulo lo denominamos “émbolo”. Al llegar a las pequeñas arterias cerebrales, el émbolo puede llegar a obstruirlas si su tamaño supera el calibre de las mismas, dando lugar al fenómeno isquémico.

Ictus hemodinámico

Los ictus hemodinámicos son el tipo de ictus isquémicos mas poco frecuentes. En este tipo de ictus isquémicos, el descenso en el aporte sanguíneo se debe a un descenso marcado y persistente en la presión sanguínea. Algunas causas de este tipo de ictus pueden ser una parada cardíaca, una arritmia grave, o una situación de hipotensión arterial grave y mantenida.

Ictus hemorrágico

Los ictus hemorrágicos son menos frecuentes que los isquémicos (representan alrededor del 15% de todos los ictus) pero tradicionalmente se asocian a una mayor mortalidad, sobre todo en las primeras horas después de acontecer el ictus. Con frecuencia los ictus hemorrágicos pueden provocar un ictus isquémico secundario dado que la ruptura del vaso priva de riego al área cerebral dependiente de esa arteria, y además, parte de la sangre extravasada ejerce compresión sobre las estructuras cerebrales así como sobre otros vasos sanguíneos, lo que aumenta el área afectada.

Por orden de frecuencia los ictus hemorrágicos mas frecuentes son en primer lugar las hemorragias intracerebrales y en segundo lugar las hemorragias subaracnoideas.

Hemorragia intracerebral
Este tipo de hemorragias se producen en el interior del tejido cerebral por la ruptura de una arteria que al romperse deja salir su contenido sanguíneo, inundando y dañando el tejido cerebral circundante. La gravedad de este tipo de ictus reside no sólo en el daño local sino en el aumento de presión que origina dentro del cráneo, lo que afecta a la totalidad del encéfalo y pone en peligro la vida. La causa más frecuente de este tipo de ictus hemorrágico es la hipertensión arterial.

Hemorragia subaracnoidea
En este tipo de hemorragias el sangrado se produce en la superficie del cerebro, justo en el espacio que hay entre el cerebro y la parte interna del cráneo. Su causa más frecuente es la rotura de un aneurisma arterial (porción anormalmente delgada de la pared de una arteria, que adopta forma de globo o saco).

Hemorragia intraventricular
Aunque este tipo de hemorragias es relativamente infrecuente, supone la principal complicación neurológica en bebes prematuros. Las hemorragias intraventriculares primarias suelen ser poco frecuentes siendo su principal causa la hipertensión arterial. La mayoría de estas hemorragia son secundarias y se producen cuando tras una hemorragia intracerebral o subaracnoidea las sangre alcanza a los ventrículos cerebrales y penetra en el sistema ventricular.

EL ICTUS EN CIFRAS

En los países occidentales, el ictus supone entre el 10-12% de las causas de muerte. En 2002, la discapacidad relacionada con un ictus ocupaba el sexto puesto de discapacidad ajustada a años de vida (DALYs). Como consecuencia del envejecimiento de la población, se estima que el ictus alcanzará el cuarto puesto como causa de DALYs en 2030.

Incidencia

En España se han publicado varios estudios de incidencia en diferentes poblaciones, obteniéndose tasas crudas de incidencia de 174 por 100.000 (Gerona) y 132 por 100.000 (Asturias). En el Plan Estratégico Nacional para el Tratamiento Integral de las Enfermedades Neurológicas, elaborado por la SEN en 2002, se estimaba una incidencia de 200 nuevos casos/año por 100.000 habitantes, lo que implica que en España se den aproximadamente, cada año, unos 84.000 nuevos ictus. Los resultados preliminares del estudio IBERICTUS establecen tasas crudas de incidencia ajustada a la población europea de 190,30 por 100.000/año.

Prevalencia

En cuanto a la prevalencia, recientemente se ha publicado un estudio que aborda la prevalencia del ictus y el AIT en la cohorte NEDICES (población > 65 años), obteniéndose tasas de prevalencia ajustadas de un 4,9% (4,3-5,4) para la ECV, 3,4% (2,9-3,9) para el ictus y 1,3% (1,0- 1,6) para el AIT.

Prevalencia de daño cerebral

De acuerdo a la encuesta EDAD, de las 329.544 personas con discapacidad con Daño Cerebral Adquirido por accidente cerebrovascular (ACV) que viven en nuestro país, el 54% son mujeres y el 46% varones. En el caso del DCA por accidentes cerebrovasculares, existe una relación directa entre la edad y el número de casos. Así, a partir del grupo de edad de 45 a los 49 años estos casos de DCA aumentan considerablemente.

Tabla. Distribución de personas con DCA por accidentes cerebrovasculares (España, 2008). Datos de la encuesta de Discapacidad, autonomía personal y situaciones de dependencia. (EDAD, 2008)

Hombres de 6 a 64 años

33%

Hombres de 65 y más años

77%

Mujeres de 6 a 64 años

20%

Mujeres de 65 y más años

80.3%

El coste del ictus

El ictus consume entre el 3% y el 4% del gasto sanitario en los países de rentas elevadas, distribuyéndose el 76% de los costes sanitarios directos en el primer año tras el evento, concentrados mayoritariamente en costes hospitalario. En los años siguientes al evento, los costes directos sanitarios son menores, debido a los menores costes hospitalarios, ganando peso el resto de partidas, especialmente las referidas a la rehabilitación, la medicación, y las consultas externas.

De acuerdo a dichos estudios, en nuestro país el coste medio por paciente se ha calculado en torno a los 5.000 €. Cuando en los estudios se incluyen los costes indirectos los estudios realizados en nuestro país y en otros países europeos disparan los costes por encima del los 20.000 € paciente.

Globalmente el coste sanitario ronda los 622 millones de euros, los costes indirectos los 320 millones de euros y los cuidados informales los 297 millones de euros. Otros estudios han cifrado el coste estimado de los cuidados informales entre los 801,7 y 1.243,9 millones de euros (caso base), alcanzando incluso los 1.125,3 y los 1.746,0 millones de euros

Glosario de términos

  • Afasia: Pérdida de capacidad de producir o comprender el lenguaje.
  • Agrafia: Incapacidad para escribir correctamente.
  • Agnosia: Pérdida o disminución de la capacidad de reconocer y percibir correctamente los estímulos del medio
  • Alexia: Incapacidad para leer correctamente.
  • Aneurisma: Porción anormalmente delgada de la pared de una arteria, que adopta forma de globo o saco.
  • Arterioesclerosis: lesión de la pared de las “arterias”, provocada por el depósito de grasas

Título