Recomendaciones para que las personas con autismo que sufren hipersensibilidad auditiva puedan pasar unas Fallas tranquilas
Autismo y Fallas
5 (100%) 2 votos

Ya se huele a pólvora… Aunque no todos los valencianos lo viven por igual. Según especialistas, a las personas con autismo los ruidos y los gritos que alteran su ambiente les perturban en extremo, ya que se incrementa su nivel de cortisol en sangre, se ponen muy tensos, generando conductas estereotipadas, repetitivas, agresivas…

De forma muy resumida, las personas con trastorno del espectro autista suelen presentar ciertas características clínicas básicas y definitorias. Las más conocidas socialmente serían los problemas de relación social, el pobre desarrollo del lenguaje y de la intención comunicativa y el restringido espectro de intereses. Sin embargo, una característica definitoria y menos conocida son los problemas de integración sensorial.

Estos problemas consisten en una hipo/hiperactividad o hipo/hipersensibilidad a los estímulos sensoriales, que provoca que las personas que padecen este trastorno presenten una reactividad anómala ante determinados estímulos, ya sean ruidos, sabores, texturas, olores o contacto físico, por ejemplo. Esta reactividad puede traducirse conductualmente en un rechazo intenso como en una búsqueda de sensaciones.

Teniendo en cuenta todos estos aspectos y sabiendo que las fallas son la fiesta de la pólvora por antonomasia, además de una gran fiesta donde se expresa la alegría y la emoción utilizando mucho ruido y de gran intensidad, ya que socialmente se ha aceptado que a más ruido mejor es la celebración y más agrada. Para las personas con autismo que sufren hipersensibilidad auditiva estas fechas se convierten en un problema importante. No sólo se sienten muy incómodos, sino que pueden mostrar signos evidentes de pánico. Sonidos como los de los petardos, la música, los globos, las sirenas… Así como las grandes masas de gente provocan que se desregulen emocionalmente, que se sientan asustados y que su conducta se desorganice.

Los síntomas conductuales que nos advierten de esta hipersensibilidad pueden manifestarse porque los notemos inquietos, irritables, lloren, se tapen los oídos, salgan corriendo, o incluso se hagan daño a ellos mismos.

Por este motivo, recomendamos a las familias de personas con autismo que:

  • No insistan y fuercen a los afectados a participar de la fiesta, por el contrario, si es evidente el malestar, eviten los lugares o los acontecimientos con mucho ruido y muchas personas.
  • También puede ser útil utilizar tapones o reproductores de música, para aliviar la sensibilidad a la intensidad de los estímulos auditivos.
  • Y, por supuesto, anticipar estos acontecimientos así como reforzar positivamente una exposición inevitable, serían pautas importantes a tener en cuenta. Siendo lo ideal que, si deben exponerse y es posible porque la hipersensibilidad no es grave, hacerlo progresivamente, de forma gradual y favoreciendo una mejor habituación.

Centro de NeuroRehabilitación Pediátrica Hospital Nisa Virgen del Consuelo.

Leave a Reply