Funciones ejecutivas: resolución de problemas

15 Febrero, 2017 Noticias No Comments
La alteración de las funciones ejecutivas es frecuente tras sufrir daño cerebral adquirido
Valora esta publicación

La alteración de las funciones ejecutivas es frecuente tras sufrir daño cerebral adquirido. La mayoría de los pacientes con DCA presentan dificultades directa (lesión de la corteza frontal) o indirectamente (lesiones de otras zonas que implican alta conectividad con los lóbulos frontales) para la planificación, organización y toma de decisiones para la resolución de problemas de manera adecuada.

Cuando estas funciones trabajan de manera normalizada somos capaces de identificar un problema, formular un objetivo, identificar posibles soluciones valorando la dificultad de las mismas, identificar la más correcta, organizar los recursos necesarios, planificar los pasos a seguir, ejecutar el plan y finalmente valorar si lo hemos resuelto de la manera más adecuada y, en caso contrario, poner en marcha una solución alternativa.

Los pacientes con las funciones ejecutivas alteradas pueden mostrar dificultades en uno o más de estos aspectos, además de presentar otros déficit como la alteración de los procesos atencionales, la memoria o las alteraciones conductuales que pueden interferir negativamente en la ejecución de las mismas.

Rehabilitación de las funciones ejecutivas: resolución de problemas

Diversos estudios se han centrado en los pasos a seguir para la rehabilitación de la resolución de problemas de forma eficaz, entre ellos el desarrollado por Evans (2001), adaptando el diseño clásico de Von Cramon et al (1991). Este programa se centra en 3 aspectos fundamentales que luego se subdividen en pequeños pasos:

  • Identificación del problema
  • Planificación y organización de recursos y pasos a seguir
  • Ejecución del plan

Funciones ejecutivas. Pasos a seguir para la rehabilitación de la resolución de problemas

Sin embargo, en la mayoría de los casos no será suficiente con este entrenamiento, sino que habrá que rehabilitar también otras funciones cognitivas que puedan interferir como son la atención y la memoria, además de llevar a cabo un entrenamiento en autoinstrucciones y supervisión para mejorar las dificultades en la autorregulación de la conducta dirigida a un fin.

Por otro lado, es muy importante que durante todo el proceso de rehabilitación se trabaje la conciencia de déficit con el paciente, ser consciente de sus limitaciones facilitará el aprendizaje de estos nuevos mecanismos y estrategias para la resolución de problemas de manera adecuada.

Área de Terapia Cognitiva del Servicio de NeuroRehabilitación de Hospitales Nisa Sevilla Aljarafe

BIBLIOGRAFÍA

  1. Tirapu-Ustárroz, J, García Molina, A, Ríos-Lago, M, Ardila, A. (2012). Neuropsicología de la corteza prefrontal y las funciones ejecutivas. Barcelona: Viguera Editores
  2. Muñoz Céspedes, J.M. y Tirapu-Ustárroz, J. (2008). Rehabilitación Neuropsicológica. Madrid: Editorial Síntesis

 

Leave a Reply