La memoria de trabajo o memoria operativa en los procesos cognitivos

La memoria de trabajo es un sistema complejo que participa, potencia y permite que otro tipo de procesos puedan ser ejecutados de forma correcta, por ejemplo leer

La memoria de trabajo, también llamada operativa, es un sistema que manipula la información de forma temporal, interviniendo en procesos cognitivos más complejos. Ésta no contiene información ni la almacena, es decir, no es un “cajón de recuerdos y conocimientos”.

Es la responsable de mantener y transformar la información durante un período de tiempo breve mientras se realiza otro proceso de mayor complejidad. Tiene una capacidad limitada y se actualiza permanentemente.

¿Es lo mismo memoria de trabajo que memoria a corto plazo?

No, son diferentes. Ambas comparten la corta duración de la activación de la información en la consciencia, pero, mientras que la memoria a corto plazo es un tipo de almacén temporal de información, responsable del mantenimiento de ésta durante un periodo de tiempo corto y que permite la asociación de conocimientos nuevos con aquellos que teníamos almacenados en la memoria a largo plazo, la memoria de trabajo controla y manipula esta información.

La memoria a corto plazo es un almacén pasivo de información, la memoria de trabajo es un proceso activo.

¿Y qué es la memoria a largo plazo?

Comparando estos procesos con la memoria de un ordenador, podríamos decir que la memoria de trabajo seria la memoria RAM, es decir la memoria principal, volátil, que nos permite trabajar con el resto de programas y que se borra al apagar el ordenador. Por su parte, la memoria auxiliar o disco duro sería la memoria a largo plazo, que nos posibilita almacenar y recuperar la información incluso después de haber apagado y vuelto a encender el ordenador.

Algunas funciones de la memoria operativa…

Este sistema es básico para ejecutar conductas y procesos más complejos como la toma de decisiones, el razonamiento o la comprensión del lenguaje. Influye también en algunas habilidades como las matemáticas y nos permite llevar a cabo tareas de alta carga cognitiva a la vez que aparecen distractores externos. Nos permite ser conscientes de lo que hacemos y reflexionar sobre ello.

En nuestro día a día ponemos en marcha la memoria operativa en muchas ocasiones para la realización de tareas y para la resolución de problemas. Algunos ejemplos podrían ser:

  • Cuando hacemos cálculos en la tienda para saber si tenemos suficiente para la compra con el dinero que llevamos.

  • Cuando comprendemos el texto que estamos leyendo para elaborar un esquema después.

  • O cuando estamos preparando un pastel de chocolate y nuestro hijo nos interrumpe pero, a pesar de estar atendiendo a la conversación, continuamos preparando los ingredientes que necesitamos sin equivocarnos.

En definitiva, la memoria de trabajo es un sistema complejo que participa, potencia y permite que otro tipo de procesos puedan ser ejecutados de forma correcta. Ésta puede ser trabajada, mejorada y fortalecida mediante entrenamiento y gracias a la plasticidad cerebral. Es por eso que el trabajo de este proceso en rehabilitación cognitiva es tan importante y uno de los objetivos principales en la mayoría en nuestros pacientes. ¿Y tú, te atreves a entrenarla?

Área de terapia cognitiva del Servicio de NeuroRehabilitación del Hospital Vithas Aguas Vivas.

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Escribe un comentario

Llamar