¿Es normal que se canse tanto? Fatiga tras el Daño Cerebral Adquirido

La fatiga es propia de pacientes que hace poco que han sufrido daño cerebral o en aquellos con una mayor afectación cognitiva
Valora esta publicación

Es una pregunta que suelen hacerse a menudo los familiares de un paciente con una lesión cerebral. Por eso en el post de hoy retomamos un tema sobre el que ya hemos hablado, como son las Alteraciones de la Actividad para tratar con mayor profundidad concretamente el tema de la Fatiga.

Entre los síntomas que suelen presentar las personas que han sufrido un daño cerebral adquirido, la fatiga es uno de los que podemos encontrarnos con mayor frecuencia. La fatiga es propia de pacientes que hace poco que han sufrido daño cerebral o en aquellos con una mayor afectación cognitiva. Los signos de fatiga aparecen desde el inicio tras sufrir el daño, y suelen ser más acusados en la fase inicial tras la lesión, aunque en muchas ocasiones acompañan durante todo el proceso.

A nivel fisiopatológico la fatiga se relaciona con una compleja red neuronal que implica las zonas que comprenden la corteza frontal, el tálamo, los ganglios basales (núcleos estriado y caudado) y la sustancia blanca cerebral. Con un entramado tan complejo no es de extrañar su frecuencia en prácticamente todos los tipos de lesión cerebral, sea cuál sea su etiología. Según algunos estudios está presente entre un 38% y un 73% de los pacientes tras sufrir un ictus, es muy frecuente tras un traumatismo craneoencefálico, se considera como uno de los síntomas más frecuentes de la Esclerosis Múltiple afectando a más del 70% de los pacientes que presenta esta enfermedad, o en la enfermedad de Parkinson, donde se relaciona con el déficit de serotonina en los ganglios basales, por citar algunos ejemplos.

La fatiga se experimenta como un cansancio o falta de energía que interfiere con las actividades cotidianas, y que puede ser percibido por los propios pacientes o por sus familiares. Hay que tener este síntoma muy en cuenta, pues en la mayoría de los casos se considera como una de las alteraciones que más problemas causan ya que interfiere directamente en el grado de actividad que puede realizar la persona.

Tipos de fatiga

La fatiga puede ser:

  •  Física: cuando el cansancio lo provoca la actividad física
  •  Mental: cuando el cansancio lo provoca cualquier actividad cognitiva, o
  • Mixta: cuando cualquiera de las actividades, ya sea física o mental, pueden provocar el cansancio.

Los síntomas de la fatiga pueden ser leves, donde las pautas van dirigidas fundamentalmente a controlar el ambiente para prevenir su aparición, moderados o graves, donde aparecen signos de fatiga intensa.

En estos casos los pacientes se agotan con mucha facilidad y no siempre saben reconocer esta sintomatología, por lo que por sí mismos no son capaces de adoptar las pautas necesarias para anticiparse a la aparición de los síntomas. Lo que puede hacer que se acentúen posibles alteraciones conductuales y el paciente puede mostrarse más impaciente, más irritable, más testarudo e incluso agresivo.

Principales consecuencias 

Principales consecuencias de la fatiga:

  • Problemas para mantener las pautas adecuadas a nivel motor
  • Torpeza motora
  • Problemas para concentrarse, dificultades para poder controlar distractores
  • Aumento de las dificultades atencionales
  • Confusión, problemas para pensar con claridad
  • Aumento del enlentecimiento en la velocidad de procesamiento
  • Dificultas para retener información
  • Incremento de la dificultad para encontrar palabras o pronunciarlas bien
  • Incremento de otras alteraciones de la personalidad presente como labilidad emocional (impaciencia, irritabilidad o inestabilidad emocional)

Recomendaciones para combatir los efectos de la fatiga

Para combatir los efectos de la fatiga es importante que sigamos las siguientes recomendaciones:

  • Procure un ambiente tranquilo, controle el entorno, dosifique las visitas, evite los ruidos y reduzca los distractores externos
  • No lo “sature” con demandas continuas. Evite la sobreestimulación. Realicen las actividades por pasos
  • Cambie de actividad si es necesario e introduzca una con menos requisitos cognitivos
  • Favorezca y respete los períodos de descanso. El paciente necesita descansar más tiempo y con mayor frecuencia
  • Estructure las actividades diarias: cree rutinas con horarios fijos

Muy  importante NO sobreestimular

Muy importante NO sobreestimular a las personas con Daño Cerebral Adquirido

Fundamental dar tiempo de descanso

Fundamental dar tiempo de descanso a las personas con daño cerebral adquirido

Leave a Reply