Rehabilitación cognitiva de habilidades perceptivas visuales (gnosias visuales)

Los déficit derivados del daño cerebral adquirido son muy diversos. Como por ejemplo la percepción visual

Los déficit derivados del daño cerebral adquirido son muy diversos. Entre otros, se encuentran las alteraciones en las habilidades perceptivas que se derivan de la lesión, disfunción y/o desconexión de ciertas áreas cerebrales.

Podemos encontrar desde alteraciones en la percepción visual (dificultades para la identificación del color, la forma, el tamaño, etc) hasta dificultades en otros ámbitos sensoriales (tacto, oído, gusto, olfato).

Es importante recordar la complejidad de nuestro sistema visual. La alteración de la percepción visual dependerá del tipo, localización y alcance de la lesión en el sistema visual, entre otros muchos factores.

La lesión de las áreas asociativas, en la corteza cerebral, puede impedir la atribución de significado a los estímulos sensoriales y provocar agnosias, incapacidad para reconocer estímulos familiares y atribuirles significado.

ALTERACIONES DE LA PERCEPCIÓN VISUAL

Algunas alteraciones de la percepción visual que frecuentemente se observan en personas que han sufrido un daño cerebral son:

  • dificultades en la percepción del tamaño/ proporción de los objetos,
  • percepción errónea de distancias,
  • dificultades en la identificación del color,
  • fallo en el seguimiento de objetos que se encuentran en el campo visual,
  • dificultades en la identificación de rostros,
  • dificultades en la identificación de letras/textos, etc.

La ceguera cortical sería la alteración más grave en la percepción visual cuya recuperación gradual pasaría por recuperar de manera progresiva y consecutiva: la percepción de la luz, después movimiento, a continuación color y finalmente la forma.

TAREAS REHABILITADORAS

Las tareas rehabilitadoras están encaminadas a mejorar la discriminación/identificación de los estímulos visuales presentados (objetos reales o simulados) y serán específicas para cada persona.

La rehabilitación de estas funciones, debe ser gradual y ecológica, empleando materiales reales y motivantes para la persona. Debemos partir de las dificultades reales de la persona en su vida diaria, en el contexto en el que se mueve e intentar objetivar la rehabilitación de las mismas.

EJEMPLOS DE EJERCICIOS DE REHABILITACIÓN DE PERCEPCIÓN VISUAL

Por ejemplo, podemos proponer ejercicios de rastreo visual en el que la persona tenga que buscar algún estímulo diana. Otros ejercicios, se deberán realizar en voz alta (lectura de líneas- palabras o números). A menudo, puede interesar que el sistema motor esté implicado (por ejemplo, para mejorar la motricidad manual). En el trazado de líneas, con guía, sin ella o ayudas mínimas, trabajaríamos estos dos aspectos (barrido visual y motricidad manual).

Si además interesa trabajar la localización espacial de los objetos podríamos emplear ejercicios como los de unir puntos para formar un dibujo o emparejar diferentes estímulos iguales que se encuentran distanciados en el espacio. Otros ejerccios como los laberintos, reforzarán la búsqueda espacial y el barrido visual.

Asimismo, otras tareas implicarían asociar objetos reales a imágenes/fotos; categorizar objetos; identificar objetos iguales pero que se presentan en diferentes posiciones, tamaños o colores; asociaciones de objetos y colores; identificación con límites de tiempos prefijados; reconocimiento de formas predefinidas o rostros, etc.

La rehabilitación de la percepción visual puede verse aumentada mediante el uso en terapia, de otros sentidos preservados (auditivos, olfativos o corporales ). Aquí nos beneficiaríamos de estos procesos perceptivos preservados para mejorar los disminuidos o alterados.

Para que sean rehabilitadoras y no provoquen frustración y abandono, las actividades que se propongan han de estar bien ajustadas a las capacidades visuales y cognitivas del paciente, por lo que conviene seguir las pautas de los profesionales que le están tratando.

Conseguir una mejoría en las capacidades perceptivas es un reto que provocará un beneficio inmediato en el bienestar emocional y la funcionalidad del paciente.

Área de neuropsicología del Servicio de NeuroRehabilitación del Hospital Vithas Nisa Aguas Vivas.

Imagen: Pixabay

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…

Escribe un comentario