Rehabilitación de la marcha en piscina en pacientes con lesión medular incompleta

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se producen en el mundo entre 250.000 y 500.000 lesiones medulares. Producidas por un traumatismo en el 84% de los casos y de origen no traumático en el 16%. El origen de la lesión medular se encuentra en mayor medida por accidentes de tráfico (36%), accidentes domésticos o laborales (36%) o por actividades deportivas y de ocio (21%).

El abordaje terapéutico en cada caso nos viene definido por el tipo de lesión medular que presenta el paciente

Para poder evaluarlo, una de las escalas más usadas es la escala ASIA , de la American Spinal Injury Association. Se clasifica en 5 grados según la gravedad de la lesión y nos ayuda a determinar los niveles motor y sensitivo, el carácter completo o incompleto de la lesión y el grado de deterioro.

REHABILITACIÓN DE LA MARCHA

Como ya hemos dicho, nos centraremos en la rehabilitación de la marcha en pacientes con lesión medular incompleta. En este tipo de pacientes nos encontramos con la presencia de sensibilidad o actividad motora voluntaria en los segmentos inferiores, es decir, por debajo de la lesión.

En un estudio sobre la recuperación motora y sensorial se demostró que entre el 44% y el 76% de pacientes con lesión incompleta, que conservaban la sensibilidad pero no la función motora tras la lesión, eran capaces de recuperar la capacidad de deambulación. De ahí la importancia del abordaje terapéutico en la rehabilitación de la marcha en este tipo de pacientes.

Las propiedades físicas y químicas del agua nos aportan un entorno útil para el tratamiento rehabilitador en pacientes con lesión medular, por las opciones terapéuticas que nos aporta y los beneficios que de ella se derivan. Podeis consultar en una entrada anterior del blog, sobre las ventajas que nos aporta este entorno.

ENTRENAMIENTO DE LA MARCHA EN EL MEDIO ACUÁTICO

Entrenando la marcha en el entorno acuático, recibimos una estimulación sensorial extra, producida por la presión hidrostática y por el factor de resistencia hidrodinámica. Ello nos permite realizar un apoyo precoz y progresivo, evitando así la pérdida del esquema de la marcha y estimulando al máximo los receptores propioceptivos, con resultados funcionales más rápidos y de mejor calidad.

Hay que tener en cuenta también otro factor que nos influye positivamente en el trabajo en piscina. Debido a la lesión medular y debido a las secuelas derivadas de la lesión, generalmente, estos pacientes presentan una funcionalidad física bastante amplia del tren superior, ayudando así al trabajo en piscina.

Este entrenamiento debe ser realizado de manera progresiva, empezando en primera instancia en zonas más profundas, para una mayor descarga del peso corporal, disminuyendo la carga articular y muscular, para poco a poco ir aumentando la carga.

La progresión sería:

  • Marcha de manera estática
  • Ejercicios de piernas en posición vertical, con apoyo en barra
  • Marcha con desplazamiento, en zona más profunda
  • Potenciación global y específica aprovechando la acción de empuje del agua

Un estudio comparativo de la rehabilitación dentro y fuera del agua demostró que el trabajo de rehabilitación de la marcha en piscina conseguía un mayor aumento de la velocidad de marcha, una mayor simetría en la longitud de la zancada y una fase de marcha más normalizada, respecto los sujetos que sólo habían recibido terapia de reeducación de la marcha fuera del agua.

Es por ello, por los resultados derivados de diferentes estudios y de nuestra experiencia clínica, que podemos decir que: la rehabilitación de la marcha en piscina en pacientes con lesión medular incompleta aporta múltiples beneficios y nos permite realizar un trabajo más completo y con unos mejores resultados.

Área de fisioterapia del Servicio de NeuroRehabilitación del Hospital Vithas Nisa Aguas Vivas.

Fuentes:

  • Organización mundial de la salud (OMS), The International Spinal Cord Society. Lesiones de la médula espinal: perspectivas internacionales. 2014
  • Stokes M, Stack E. Fisioterapia en la rehabilitación neurológica. Ed. Elsevier. Barcelona, 2011
  • Güeita J, Alonso M, Fernandez C. Terapia Acuática, abordajes desde la fisioterapia y la terapia Ocupacional. Ed. Elsevier. Barcelona, 2015
  • Tamburella F, Scivoletto G, Cosentino E, Molinari M. Walking in water and on land after an incomplete spinal cord injury. Am J Phys Med Rehabil 2013 Oct;92(10 Suppl 2):e4-15
  • Waters RL et al. Motor and sensory recovery following incomplete paraplegia. Arch Phys Med Rehab 1994b, 75:67-72
  • Waters RL et al. Motor and sensory recovery following incomplete paraplegia. Arch Phys Med Rehab 1994b, 75:306-311
  • Agencia de evaluación de tecnologías sanitarias. Técnicas y tecnologías en hidrología médica e hidroterapia. Ed. Rumagrat. Madrid, 2006

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply