Aprendizaje sin error en personas con daño cerebral

 

A lo largo de toda nuestra vida, aprendemos de diversas maneras, y una de ellas resulta ser a través de ensayo y error, justo lo contrario a nuestro objetivo de hoy. Es decir, durante este proceso adaptativo, vamos probando diferentes formas para solucionar un problema y, de repente, una de ellas resulta ser la forma correcta, ya que de esa manera hemos conseguido ver que una acción nos ha llevado al resultado que buscábamos, resolver la situación o tarea que teníamos como objetivo. Lo hemos aprendido probando, fallando y finalmente resolviendo. De manera que en un futuro, cuando nos surja un problema igual o similar, recordaremos cómo lo hicimos aquella vez y volveremos a aplicar lo aprendido.

Este aprendizaje por ensayo y error puede ser así porque tenemos suficiente capacidad de memoria como para aprender de los errores que cometemos.

Para recordar cuando hemos fallado o errado en la realización de cualquier actividad, primero tenemos que ser capaces de identificar el error y ser conscientes de éste, y después tener capacidad para recordar lo ocurrido. Sin estas dos funciones o capacidades, el darse cuenta del fallo y la de recordarlo, el aprendizaje por ensayo y error no sería eficaz. Luego no nos será útil para adaptarnos a las circunstancias que se presentan en nuestro día a día.

En los pacientes que tras sufrir un daño cerebral, se encuentran en un estado confusional, el funcionamiento cognitivo está muy alterado. Se caracteriza principalmente por presentar una afectación muy severa de la memoria, de manera que las capacidades que antes mencionábamos de, darse cuenta que han cometido un error y la memoria suficiente para recordar éste en un futuro, no son herramientas que puedan utilizar en el aprendizaje diario. Por lo que no se benefician del aprendizaje por ensayo y error, sino todo lo contrario. Será más, un obstáculo en la recuperación de la memoria, si aprenden con error. 

Diariamente observamos que nuestros familiares/pacientes no recuerdan algunos datos personales, como la edad, que no saben realmente qué les ha ocurrido o dónde se encuentran en ese momento y se encuentran desorientados en el tiempo. Por otro lado, sí que recuerdan muchas cosas del pasado, previo a la lesión, algo que es normal y trataremos en otros posts. Lo que aquí nos acontece es la memoria, en cuanto a nuevos aprendizajes, aquellos que son posteriores a la lesión cerebral.

Para conseguir nuevos aprendizajes y gracias a ellos posibilitar la recuperación, estos pacientes no pueden recurrir a su memoria pues está muy alterada.

Por lo que seremos nosotros, familiares, cuidadores y profesionales, esa memoria que en ese delicado periodo de su rehabilitación les hace falta, seremos el andamio sobre el que vayan afianzando poco a poco, aunque no libre de altibajos, esos nuevos conocimientos, que principalmente tendrán que ver con sus datos personales, dónde se encuentran en ese momento y por qué, y los relativos al tiempo (como la fecha y la hora).

Esta ayuda en el proceso de rehabilitación, necesaria e imprescindible y que todos podemos realizar con nuestro familiar/paciente es el APRENDIZAJE SIN ERROR. Para ello, iremos modelando aquellos datos antes comentados, minimizando en lo posible el error. Muy importante es entonces INFORMAR al paciente en todo momento y NUNCA preguntar sobre algo que no estemos totalmente seguros de que lo sabe, ya que se verá obligado a contestar sin saber y en ese momento aumentaríamos su confusión. Debemos de dar la información correcta o en todo caso, si necesita menos ayuda, acompañar el camino para no dar lugar al error, “ “Hoy es luu…nes”.

En la práctica por muy bien que lo hagamos, en ocasiones nos sorprenderá no respondiendo de manera correcta a algo que pensábamos que sí que lo haría, no nos tenemos que descuidar y pensar que más vale que informemos a que falle. El fallo es un paso hacia atrás y no debemos reforzar las respuestas incorrectas.

Es conveniente no formularles preguntas sobre estos temas para evitar que confabulen sobre la respuesta lo que aumentaría la desorientación.

Contacto: centros de daño cerebral
Twitter: @nisa_neurorhb
Facebook: Nisa.NeuroRHB
Google Plus: +NeuroRHB

Referencias.
1) Rehabilitación Neuropsicológica. Olga Bruna, Teresa Roig, Miguel Puyuelo, Carme Junqué y Ángel Ruano. 2011
2) Rehabilitación Neuropsicológica. Juan M. Muñoz y Javier Tirapu. 2001.
3) Baddeley A, Wilson, BA. When implicit learning fails: amnesia and the problems or error elimination. Neuropsychologia 1994;32: 53-69.
4) Hunkin NM, Squires EJ, Aldrich FK,, et al. Errorless learning and the acquisition of word processing skills. Neuropsychol Rehabil 1998; 8: 433-449

Responder