Importancia de la implantación de un protocolo multidisciplinar de la disfagia en pacientes con daño cerebral adquirido

Dietas con diferentes texturas, que va desde dieta triturada mecánica hasta la dieta basal para pacientes con disfagia

El área de logopedia y nutrición del  Servicio de Neurorehabilitación del Hospital Valencia al Mar han realizado un estudio de la implantación de un protocolo multidisciplinar de la disfagia en pacientes con daño cerebral adquirido sobre todos los pacientes ingresados desde Enero del 2011 hasta Enero de 2015, a excepción de pacientes en estado vegetativo y mínima conciencia, pacientes que no presentan disfagia al ingreso y pacientes en régimen ambulatorio

La disfagia orofaríngea es una de las sintomatologías que pueden presentar los pacientes con daño cerebral adquirido, la cual está habitualmente infravalorada y que puede afectar tanto la salud como la calidad de vida de las personas afectadas. Es fundamental conocer su diagnóstico y su gravedad para establecer el plan multidisciplinar terapéutico adecuado, asegurando en cada momento que el paciente esté bien nutrido e hidratado minimizando el riesgo de aspiración.

Como método de screening utilizamos el test de volumen-viscosidad (MECV-V) desarrollado y validado por el Dr. Clavé, el cual está adaptado para nuestro tipo de pacientes y es de bajo riesgo, rápido y barato. Con este test se valora la seguridad de la deglución estableciendo cual es el volumen y la viscosidad más adecuada para compensar el paciente.

El tratamiento nutricional es primordial para mejorar la calidad de vida del enfermo y se debe adaptar dependiendo del nivel de conciencia, presencia y grado de disfagia de líquidos y/o sólidos, estado nutricional, variaciones de peso, presencia de sondas, necesidad de suplementación nutricional, entre otros.

Para ello, se deben realizar valoraciones nutricionales y logopédicas periódicas de los pacientes con la finalidad de readaptar la consistencia de las dietas con diferentes texturas, que va desde dieta triturada mecánica hasta la dieta basal, cuando ya se ha recuperado por completo la disfagia.

El protocolo multidimensional establecido en los Hospitales Nisa de evaluación y tratamiento de la disfagia orofaríngea son de vital importancia para reducir riesgos y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Se realizó un estudio observacional retrospectivo en nuestro Servicio de Daño Cerebral del Hospital Nisa Valencia al Mar, definido como un hospital de referencia en pacientes subagudos con daño cerebral adquirido, donde ingresan para el programa de rehabilitación neurológica. Las variables recogidas para el estudio fueron: sexo, edad, diagnóstico principal, valoración de la disfagia en nuestro centro utilizando el MECV-V (valoración de trastorno de eficacia y seguridad), presencia de sondas, tipo de dieta y readaptación de la textura de la dieta a las capacidades de cada paciente, variaciones mensuales de peso (kg), talla (m), índice de masa corporal (IMC=peso (Kg)/talla(m2)) y suplementos nutricionales.

CONCLUSIONES

  • Los pacientes con daño neurológico, generalmente se encuentran en riesgo de desnutrición o desnutridos al ingreso hospitalario en nuestro servicio de rehabilitación, por lo que la terapia nutricional oportuna y precoz, es fundamental para una evolución favorable.
  • Todo paciente al ingreso hospitalario debe ser sometido tanto a una evaluación nutricional como de la eficacia y seguridad de la deglución cuya finalidad es diagnosticar su estado nutricional y la presencia de disfagia para establecer un plan terapéutico específico en cada caso, dependiendo de la situación cognitiva además de adecuarle al máximo la textura de la dieta y la ingesta de líquidos evitando la broncoaspiración.
  • Si la ingesta oral es incompleta, es decir, que no cubra todas sus necesidades de nutrientes, se inicia la alimentación gradualmente con suplementos nutricionales orales adaptados en forma de purés o batidos y/o nutrición enteral con sonda nasogástrica o gastrostomía.
  • Si existe posibilidad de iniciar la alimentación por vía oral segura, el aporte nutricional debe ser de forma progresiva y dividido en fases, hasta una alimentación de consistencia y volumen estándar.

Como conclusión final podemos afirmar que el diagnóstico temprano y el tratamiento multidisciplinario rehabilitador reducen las complicaciones y mejoran la calidad de vida de los pacientes.

Contacto: centros de daño cerebral
Twitter: @nisa_neurorhb
Facebook: Nisa.NeuroRHB
Google Plus: +NeuroRHB

Responder